La Familia de Manuel Fernández Jiménez, entregado muerto por la cárcel de Albocàsser en sospechosísimas circunstancias, aún no sabe lo que le pasó

La familia de Manuel  Fernández Jiménez, muerto en la cárcel de Albocàsser el pasado 22 de octubre, todavía no sabe lo que le pasó. El cuerpo de Manuel les fue enviado precipitidamente, con escasísimas explicaciones, dadas brutalmente, sin ningún respeto por el dolor de la familia;  con una orden de enterramiento a todas luces irregular; con evidentes signos de violencia, y sin que se cumplieran formalidades legales irrenunciables, como el ofrecimiento de acciones a la familia dentro de las diligencias abiertas. Al pedir una segunda autopsia, se la denegaron, aduciendo que aún no se tenían los resultados de la primera. De todas maneras, hubiera sido difícil hacerla, por haber salido el cadáver de la jurisdicción del juzgado competente –al haber sido enviado desde  Castellón a Murcia– dejándolo en condiciones que hacían imposible su conservación.

La familia ha insistido en pedir públicamente, por diversos medios, explicaciones y responsabilidades por la horrible muerte de un muchacho de 28 años, sano como una manzana, logrando cierta repercusión. Pero esta es la hora en que, seis meses después, aún no se conocen los resultados de esa primera autopsia y no se han ampliado lo más mínimo las primeras “estimaciones” forenses sobre el fallecimiento: “muerte súbita a estudio”. Si la familia no se hubiera personado en las diligencias, oponiéndose en apelación a la decisión de archivar el caso y pidiendo nuevas pruebas, todo estaría ya olvidado oficialmente.

Lo que no deja lugar al olvido es el gran dolor de la familia terriblemente apenada y llena de indignación por la muerte de Manuel mientras estaba “al cuidado” del Estado. Por las sospechas de que fue maltratado antes de morir e incluso asesinado, que no se han visto desvirtuadas en lo más mínimo. Y por el indigno trato recibido de las administraciones penitenciaria y judicial.

Ayer, lunes, 9 de abril, convocaron una concentración ante la delegación del gobierno de Murcia, “para reclamar los derechos de los presos y justicia para todos aquellos que han muerto en la cárcel” y recordar la muerte de Manuel Fernández Jiménez, sus oscuras circunstancias y el sospechoso y cruel comportamiento de los agentes del Estado. Apoyaron la convocatoria, al día siguiente del día del Pueblo Gitano, 8 de abril la Asociación de Gitanas Feministas por la Diversidad y también la Coordinadora Antirrepresión de la Región de Murcia.

Un abrazo gigante a la familia de Manuel y en especial a Antonia. Ojalá nos encontremos pronto y podamos abrazarte personalmente. Nos impresiona tu coraje y dignidad. Tu hijo estaría orgulloso de ti. Nuestro reconocimiento al pueblo gitano y en especial al grupo de mujeres gitanas feministas, y también a la coordinadora antirrepresión de Murcia y a todas las personas solidarias que acompañan a las familias en estos trances tan duros. Y muchas gracias a los medios que dan voz a las familias. ¡Basta de racismo, de abusos y de opresión! Ya que las autoridades responsables no responden ante su conciencia, lo harán ante las nuestras. Si nos plantamos ante ellas, ya no pueden, como pretenden, hacernos cómplices de las muertes de nuestros familiares. ¡Adelante, humanidad!

Manifestación de esta mañana

Gepostet von Mi Pedacito De Cielo am Montag, 9. April 2018

Dentro de las I Jornadas Salud y Solidaridad, que se celebran en Valladolid y Cuéllar, del 22 al 24 de marzo, el 22, charla sobre la situación sanitaria en las cárceles

Link

Entre algunas cosas que hemos recibido por correo electrónico y lo que hemos encontrado en un página web llamada Solidarios de la sanidad, hemos reunido la siguiente información sobre unas interesantes jornadas:

EL JUEVES 22 DE MARZO, DENTRO DE LAS I JORNADAS SALUD Y SOLIDARIDAD QUE SE CELEBRAN ENTRE VALLADOLIDO Y CUÉLLAR (SEGOVIA), DEL 22 AL 24 DE MARZO, EN EL CENTRO CÍVICO ESGUEVA (ANTIGUA CÁRCEL DE VALLADOLID) SE HABLARÁ DE LA SITUACIÓN DE LA ASISTENCIA SANITARIA EN LAS PRISIONES:

Lo que se esconde tras los muros, la manipulación mediática con la intención de endurecer el Código Penal para reforzar el castigo a la pobreza y la exclusión social afianzando la cadena perpetua. Sin embargo, los datos de la realidad delincuencial española contradicen la furia punitiva que se ha desatado:

– largas penas de prisión por pequeños delitos acumulados 
– la fuerte interrelación entre pobreza, exclusión social, drogas, locura y cárcel
– la doble discriminación de las mujeres presas
– el creciente déficit democrático dentro y fuera de las cárceles
– la deplorable asistencia sanitaria en prisión. Los casos concretos de las enfermedades por VHC y VIH.Recortes e incumplimientos 
– la salud mental y la prisión como un tándem incompatible
– presos enfermos y enfermos presos
– la lucha actual de los presos por su dignidad
– la solidaridad traspasa los muros.

Todos estos temas serán el objeto de la primera jornada de salud y solidaridad. Participa con nosotrxs y apoya la lucha de los presos y sus reivindicaciones.

LA SALUD ROBADA ENTRE CUATRO MUROS. Notas sobre la asistencia sanitaria en las prisiones    

Ante las  I Jornadas  Salud y  Solidaridad que tendrán lugar los próximos días 22 y 23 de Marzo en Valladolid, cabe preguntarse en primer término cuál es el conocimiento que se tiene y  la percepción actual de nuestra sociedad respecto de las personas presas en nuestras cárceles y en particular sobre sus  condiciones de salud  y la asistencia sanitaria tras las rejas  El abogado madrileño Pepe Galán, expresaba así su  inquietud en la reciente presentación del documental de la COPEL organizada por CNT Valladolid:

Los muros de las prisiones no son tan altos para evitar que  los presos  se escapen sino para que no podamos ver lo que hay dentro.

Es una inquietud  que compartimos, cuando además y  desde hace unos años se está  levantado  otro muro, esta vez mediático y  con intenciones claramente punitivas. Un muro que  construyen  cada día  las tertulias de los medios en base a medias verdades o informaciones sesgadas, como ocurre con la manipulación informativa en torno a la nueva cárcel de Málaga y lo que es mucho más grave: la utilización política del dolor y la indignación causada por el crimen del niño almeriense, tratando de elevar esos hechos trágicos a una causa general en favor de la cadena perpetua.

Un muro que nos confunde y nos trata de alejar de los datos de la criminalidad real en nuestro país, de sus causas y de las alternativas que puedan ser útiles para el conjunto de la sociedad y cumplir en algún modo  los supuestos objetivos de reinserción  que le atribuye a la cárcel  la Constitución .

Muro que ha facilitado  sin embargo los sucesivos endurecimientos del Código Penal que vienen castigando  la pobreza y la exclusión social, pero  en ningún caso evitan la reiteración de esos crímenes de  los que se hace tanta manipulación mediática. Un claro ejemplo de esto ocurre en EEUU, espejo en que se miran muchos de nuestros tertulianos y neo-legisladores. Baste recordar que la gran movilización que suscitó el caso Lindbergh en los años 30 sólo sirvió para sofocar el sentimiento abolicionista que existía contra  la pena de muerte y  afianzar ésta en más Estados de la Unión, reforzándola con leyes especiales  De entonces a la actualidad, con  la cadena perpetua y la pena de muerte vigentes, EEUU es  el país del mundo con  mayores tasas de criminalidad y muertes violentas, exceptuando los países  en guerra.  

Tras los muros de las prisiones españolas:

Se oculta deliberadamente que nuestra tasa por  homicidios  es solamente del  0.7% frente al 4,1% promedio de la OCDE, y la  de reclusión por delitos contra  las personas apenas supera el 16% frente al 76 % de los delitos que lo son contra la propiedad y  el patrimonio, y que en un 80%  de éstos, se trata pequeños delitos contra la Salud Pública por el consumo o el llamado trapicheo de drogas, o de  los  cometidos  con el fin de obtenerlas o bajo su influencia ,en su mayoría hurtos, robos de coches o pequeños robos en comercios y/o   domicilios  Otros datos concluyentes  demuestran la certeza de que nuestro  Código Penal lo que  castiga con más severidad es la pobreza y la exclusión social:

Según  los datos que recoge  la RESCOP (Red de Organizaciones Sociales del Entorno Penitenciario) antes de su ingreso en prisión, casi la mitad de los reclusos estaban en desempleo y/o integrados en la economía sumergida, más de la mitad tenían antecedentes de abuso de drogas o dependencia de ellas, un 13% procedían  de Centros de Menores y uno de cada cuatro reclusos  tenían problemas  de Salud Mental previos a su reclusión penitenciaria

Como señala Jorge Ollero, coordinador del Área Jurídica y de Justicia Restaurativa de la Federación Andaluza:

Las que acaban en prisión son las personas más pobres, más vulnerables, procedentes de barrios desfavorecidos y con problemas de drogodependencias. Suelen ser chicos jóvenes, que comienzan en el consumo de drogas de una manera desordenada, con poco cuidado para su salud, y al meterse en esa espiral de drogodependencia acaban cometiendo muchos delitos de poca entidad, pero que se les van sumando, y acaban en prisión cumpliendo condenas de 15 o 20 años por haberse pasado unos años robando radios de los coches y cosas por el estilo.

España  es el  país de Europa, junto a Portugal y  Grecia , donde se da la  menor tasa de criminalidad  (un 27% menor que el promedio europeo)  y paradójicamente su  población reclusa supera el  doble de la media europea (y concretamente un 32 % por encima de países como Reino Unido, Francia, Alemania e Italia), lo que es En España  más de un 40% de las y los reclusos  está sujeto a tratamiento por trastornos mentales  debido en gran parte  al aumento de duración de las penas tras sucesivas modificaciones del Código Penal y a  las numerosas situaciones  de prisión provisional preventiva por la lentitud del sistema judicial y también a la importante tasa de reincidencia, por las mismas causas. Los datos corroboran el hecho de que

Existe una interrelación  más que evidente  entre pobreza, exclusión social, drogas, locura  y prisión:

–Un13% de los reclusos procede de los Centro de Menores.

–Un 80% de los reclusos consumían sustancias estupefacientes antes del ingreso.

–Un 25% se inyectaban estas sustancias antes de entrar en prisión.

–Un 32,4% proceden del paro y Un 35% de la economía sumergida.

 -Dos de cada tres reclusos vuelven a delinquir.

–El 80% de los que ingresan en torno a los 20 años vuelve a prisión al menos 4 veces más y por las mismas causas.

La doble discriminación de las mujeres presas

Respecto de las mujeres presas  hay algunos datos específicos muy relevantes:

–En tres de cada cuatro mujeres que ingresan en prisión la causa principal es la búsqueda de una solución inmediata a situaciones de precariedad en su entorno familiar y social.

–La tasa de mujeres en prisión es la más alta de Europa, 2 puntos por encima del promedio  (7,6% frente a 5%)

–El 50% de las reclusas lo está por delitos a pequeña escala contra la salud pública (tráfico de drogas)

–Los casos de  condenas por delitos contra las personas  (homicidios, lesiones, violencia de genero) se circunscriben al ámbito familiar y en un porcentaje superior al 80% han sufrido malos tratos previos de sus parejas

Pequeños delitos, largas penas y creciente déficit democrático

Es bien llamativo que existan largas penas de prisión por pequeños delitos continuados y situaciones en la que la propia cárcel se convierte en el motivo de dichos alargamientos de condena.  

Y en contra de lo que se suele transmitir por los medios, España es el tercer país con tasa más altas de Seguridad, sólo superado por Suiza y Luxemburgo.

Por otra parte y aunque  el Código Penal  en España  sea ya  de los más duros  del continente, los  Tribunales  Supremo y Constitucional han comenzado a admitir en sus sentencias  determinados  supuestos  y  doctrina jurisprudencial  de lo que se conoce como Código Penal del Enemigo, es decir que se enjuicia a las personas más allá de los hechos delictivos .Las recientes sentencias por opiniones expresadas de forma pública o en las redes sociales lo ponen de manifiesto. En palabras del catedrático de Derecho Constitucional Pérez Royo en nuestro país se está transitando del Estado Social al Estado Punitivo.

España hoy por hoy, ya contiene en su legislación actual la llamada prisión permanente revisable, la cadena perpetua, para entendernos, y más dura que ninguna otra en Europa (*) pero ,apoyándose en el   tratamiento morboso, ya  citado ,  de algunos crímenes execrables, el Gobierno pretende aumentar más  aún si cabe el  rigor punitivo para todas las personas presas.

Una asistencia sanitaria doblemente precaria e insuficiente 

Este es un país en el que, paradójicamente, está reconocido el derecho a la salud de las personas privadas de libertad en forma  equiparable a las personas que gozan de libertad. Desde su aprobación por la ley 16/2013 de Cohesión y Calidad del SNS  la transferencia de los servicios médicos penitenciarios  a las Comunidades Autónomas está pendiente de cumplirse (el plazo de 18 meses expiró en diciembre de 2004 ) de tal modo que los sanitarios de las prisiones siguen siendo funcionarios del Ministerio de Interior y por tanto están sujetos a su disciplina jerárquica, y no a los Servicios Nacionales de Salud, salvo en la Comunidades Autónomas Vasca y Catalana  donde  se han dado algunos ligeros pero significativos avances, fruto de dicha transferencia de competencias y, como afirma Sandra  Melgarejo en Revista Médica nº 228:

Los  médicos en la cárcel también se sienten prisioneros.

En este contexto general   y con  la asistencia sanitaria pública en regresión,  afectando cada vez más a una gran  mayoría de la población  como somos las clases trabajadoras,  serán  las y los  locxs y presxs , que ya padecían desde años atrás un grave déficit en sus prestaciones ,  quienes están viendo más mermada aún si cabe la atención sanitaria que reciben y es a ellos a quienes afectan más los intensos recortes que aplican el  actual Gobierno y las demás instituciones públicas.

Por ejemplo La plantilla médica para las prisiones de Castilla y León es de 52 médicxs, pero hay 16 vacantes, un tercio, que no se cubren y lo mismo sucede con las situaciones de  baja laboral  por diversos motivos. Además, la asistencia que se da en los módulos hospitalarios de seguridad para la atención especializada es deficiente, con escaso  respeto a la dignidad de los reclusos  y con gran frecuencia los problemas de seguridad de los traslados y otros dependientes de la Institución hacen que se pierdan las citas previamente establecidas de manera habitual, con el consiguiente perjuicio para los reclusos enfermos.                     

La exigua partida que se dedica al tratamiento de la Hepatitis C entre la población reclusa así como la pretensión de gravar económicamente  los sufrimientos psíquicos de los afectados en su salud mental, y los ahorros  de sus familias ,mediante la privatización de los  servicios de Salud Mental, son ejemplos muy ilustrativos de lo que decimos.; ni siquiera   nos consta que la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública y sus Plataformas se ocupen de estos problemas, al margen de sus menciones sobre prevalencia de las enfermedades infecciosas en este sector y su capacidad de contagio fuera del gueto de las cárceles .Lo mismo sucede  con  los Partidos políticos y los  sindicatos institucionales, pues pocos votos les darían hacerse eco de ello, suponemos.

En base a  los datos contenidos en el informe de la APDHA (Asociación para la Defensa de los Derechos Humanos de Andalucía) adscrita a la CPDT (Coordinadora contra la Tortura) “La salud robada entre  cuatro muros”  podemos afirmar que hay al menos un 22% de personas presas afectadas por el virus de la Hepatitis C (unas 14.000) y de ellas,  casi la mitad está asimismo infectada por  el virus VIH . Resulta muy difícil establecer cuantos han recibido o reciben ahora mismo tratamiento. IIPP reconoce que hay al menos 1200 que no lo reciben aún, una cifra poco creíble  En el caso de Castilla y León, los datos de la Plafhc de Salamanca hablaban de un raquítico 1% de casos tratados a mediados del 2016.

Salud Mental y  prisión: un tándem incompatible

Los altísimos índices de suicidio en estos colectivos, 10 veces superiores a los del resto de la población, son por lo general silenciados (han sido 126 los casos de suicidio en los últimos 4 años, lo que supone convertirse en la tercera causa de muerte dentro de la cárcel, tras los infartos y las causadas por drogodependencias)

De otra parte al  menos un  40% de la población reclusa sufre trastornos mentales,( graves en un 8% de los casos) y más de la mitad de ellos son derivados del consumo de sustancias psicotrópicas, confundiéndose en muchas ocasiones causas y consecuencias de estos trastornos ,ya que la propia cárcel  genera las condiciones para que los problemas de salud mental aumenten de forma constante   Desde ámbitos cercanos a la Sanidad Penitenciaria se reconoce por ejemplo ,que la hiper-medicación a partir de ansiolíticos, antidepresivos o hipnóticos sustituye a la carencia de servicios sanitarios sobre todo los fines de semana, pues como sucede en las áreas de Atención Primaria no se sustituyen las bajas ,dándose casos como los de Ocaña(15 dias sin médico de guardia) o  Daroca  que se atiende algunos  fines de semana desde Zuera, que está a 300Km)  En Castilla y León ,se da  el agravante citado de las vacantes no cubiertas de un tercio de la plantilla .Problema añadido son las  edades próximas a jubilación de los profesionales (un 67% es mayor de 50 años y un 30% supera los 60 años en el conjunto del Estado). Plantilla insuficiente, inexperta en temas de Salud Mental ,  y como hemos dicho varias veces, sometida a la disciplina de los Jefes de Servicio en cada cárcel:

Presos enfermos y enfermos presos        

En cuanto a los delitos inimputables a personas con trastornos mentales cabe decir que de los 492 pacientes  en esta situación 365 están ingresados en alguno de  los 2 Hospitales Psiquiátricos Penitenciarios existentes (Foncalent y Sevilla) mientras que ¡¡¡127 inimputables lo están en cárceles ordinarias!!!

La lucha es de los presos y también de todas y todos nosotros

En resumen y sobre  la deplorable asistencia sanitaria que se recibe en las prisiones los datos y estudios aportados nos permite afirmar que  en el tema de los  y las presas,   y no solo por la cuestión de las transferencias, se incumple el principio según el cual la atención que se les debe dispensar será en igualdad de condiciones al del conjunto de la población .   

El colectivo Solidarios de la Sanidad, todavía somos un pequeño grupo de voces discordantes de ese discurso general, pero nos parece muy importante  que estos problemas se conozcan   y  se  pueda tomar partido sobre ellos:

De todo lo anterior  se tratará en las I Jornadas Salud y Solidaridad de los próximos días y sería deseable que asistan el mayor número de personas sensible tanto a las causas sociales de los problemas como a la necesaria participación social  para encauzar alternativas. Por último decir que los presos en lucha de diversa cárceles en nuestro país han lanzado una campaña  para hacer visible su situación y mostrar las sus reivindicaciones. Sintetizadas en 12 exigencias no hacen otra cosa que reclamar del Estado que cumpla sus propias leyes y normas en lo que toca a los derechos de las personas presas y a su dignidad.

En palabras de Berthold Brecht:

Qué tiempos serán los que vivimos que hay que defender lo obvio.

Les espero en el centro cívico Esgueva, los días 22 y 23 de Marzo a partir de las 19.45.

(*) Cuando se menciona la existencia de la prisión permanente revisable en varios países de Europa se omite que en Suecia la revisión de estos casos es a los 10 años de cumplimiento, en Reino Unido a los 12 y en Alemania a los 15, en tanto que la revisión dentro de las penas permanentes vigentes en España, solo puede plantearse en el periodo entre los 25 y 35 años de condena efectiva.  

Gonzalo Tejerina Lobo

Talleres de cuidado mutuo

Los Talleres

Uno de los objetivos de Familias Frente a la Crueldad Carcelaria es generar espacios de encuentro, de desarrollo personal y aprendizaje colectivo en los que poder conocernos, compartir experiencias desde las vivencias de cada uno/a con nuestras personas queridas presas y tejer vínculos afectivos y de apoyo mutuo entre nosotros y nosotras, las familias. Es por ese motivo que hemos pensado en ofrecer una serie de talleres. Los talleres son encuentros para el desarrollo personal de los/as familiares, para el mejor acompañamiento a las/os presas/os y para el desarrollo comunitario.

Lo que están pasando nuestra gente dentro de la cárcel, sin libertad, alejados/as de los seres queridos, privados/as de apoyos, viviendo abusos de poder, etc., muchas veces se ve reflejado en su estado personal y en su salud tanto a nivel físico como a nivel mental. Pero también desde fuera se pasa mal. La impotencia y frustración de padres, hermanos o parejas por no poder proteger a la persona presa como les gustaría también deja huella en la salud física y mental. Y no solo eso sino que también la percepción del mundo y las relaciones sociales, laborales, amistosas, familiares o de pareja se ven afectadas. ¿Que podemos hacer con todo esto? Trabajar juntas/os para cambiarlo.

La idea de hacer estos talleres surgió del primer encuentro de las familias en septiembre de 2017, en Albocàsser, a la vista del gran dolor y desbordamiento emocional acumulado por las familias. Familias que han perdido a su hijo/a, pareja o amigos/as en la cárcel y también familias que tienen un/a persona dentro y están viviendo constantes abusos y faltas graves de derechos fundamentales tanto hacia sus personas presas como hacia las propias familias.

La metodología que vamos a emplear es vivencial. No pretendemos hacer un taller teórico precisamente porque lo que pretendemos es sentirnos mejor a nivel emocional de modo que nos basaremos en nuestras experiencias, nuestras emociones y en cómo sentimos nuestro cuerpo. Haremos ejercicios individuales, de papel y lápiz, por parejas o en pequeño grupo, trabajaremos con técnicas de meditación y relajación, con visualizaciones guiadas. Aprenderemos las/os unas/os de las/os otras/os, guardando siempre la intimidad sobre lo que otra persona exprese sobre su propia historia, creando un espacio “seguro” y favoreciendo así la apertura, la confianza y el apoyo mutuo.

Recomendamos hacer los tres talleres porque el contenido de cada uno de ellos es diferente y se suman progresivamente. Pero también es posible hacer uno o dos de los talleres. A vuestro gusto y en función de la disponibilidad y ganas de cada cual.

Alguno de los objetivos que perseguimos:

Recuperar y sanar en la medida de lo posible las relaciones familiares, dañadas por años de separación por la estancia en prisión de nuestros hijos/as, hermanas/os, parejas.

Promover como agentes activos, cambios de actitud (en positivo y en base a los Derechos Humanos) en el trato que las administraciones penitenciarias dan a nuestras personas presas.

Evitar el deterioro de la salud de las personas que ejercemos el rol de cuidadoras, acompañantes y apoyos externos de las personas presas.

Desbloquear emocionalmente, profundizar en nuestras experiencias y tomar conciencia de lo que es, de lo que está en nuestra mano cambiar y lo que no depende de nosotras/os.

Dar apoyo a otras familias, parejas y amigos/as de presos/as que estén pasando por lo mismo que nostras/os hemos pasado.

Aprender a relacionarnos con nosotras/os mismas/os y con las demás personas de la mejor manera posible. Especialmente en situaciones tan duras como las que hemos vivido o estamos viviendo, en las que se dan tantas pérdidas, situaciones de frustración, impotencia, injusticia e incluso sentimientos de culpa con los que a veces es complicado lidiar. Es fundamental que en un contexto de crisis aprendamos a actuar des del buen trato y que procuremos convertirnos en agentes multiplicadores de éste.

Taller 1) – DUELOS Y CRISIS –

Fecha: 6-8 de Abril, 2018

Objetivos

• Conocer las características del proceso de duelo y reconocer en qué etapa del mismo me encuentro.
• Aprender a acompañar a otras personas que atraviesen duelos o crisis.
• Incorporar recursos para la resiliencia y el cuidado.

Descripción

Todos los duelos no comportan necesariamente una crisis. Hay duelos que se hacen espontáneamente y otros en los que parece que no avanzamos, que nos ponen al límite de nuestras fuerzas e incluso nos dejan bloqueados/as y cerradas/os a la vida. Conocer las etapas de los duelos, los tipos de duelos que existen, cómo nos metemos o nos meten en situaciones de crisis y en qué punto nos encontramos en la actualidad respecto a nuestros duelos abiertos, es fundamental para aprender a acompañar y a acompañarnos en este tipo de situaciones.

Aprender a adaptarnos de manera positiva durante el encarcelamiento de nuestra gente, entender que no sólo está el duelo por la muerte, sino también el duelo por la salud, el duelo por la libertad, el duelo por las expectativas de futuro que tenía la persona encarcelada y que nosotras/os teníamos sobre ella, el duelo por las relaciones que teníamos, etc. Y todos estos duelos tienen que ser elaborados simultáneamente.

Es importante aprender a cuidarnos en esta situación, aprovechando el propio potencial, ampliando nuestra consciencia y el abanico de posibilidades que teníamos en el punto de partida, aprender a ponerse en el lugar de la otra persona, a pedir ayuda,… De cómo nos posicionemos ante los problemas depende en buena medida nuestra salud psico-fisiológica y la de nuestras personas queridas. Pero además estando mejor con nosotras/os mismas/os vamos a tener más habilidades para sortear las dificultades económicas, laborales, sociales y relacionales.

Programa

  • El proceso del Duelo. Tipos y Etapas del Duelo.
  • Cuando el duelo se bloquea. Duelos patológicos y duelos muy difíciles.
  • Las cuentas pendientes y su relación con el proceso del duelo.
  • ¿Cuando ha terminado el duelo, ya no me “duele”?
  • La importancia de las despedidas. Cerrar el duelo.
  • Tipos y etapas de las Crisis.
  • El Laberinto como símbolo de transformación.
  • Desarrollo del corazón compasivo.
  • Resiliencia.

Taller 2) – MANEJO DEL ESTRÉS Y SALUD EMOCIONAL –

Fecha: 29, 30 de Junio y 1 de Julio, 2018

Objetivos

• Aprender a sentir y diferenciar las emociones.
• Prevenir los bloqueos y estancamientos emocionales.
• Aprender técnicas de respiración y relajación que nos ayuden a gestionar el estrés.
• Recuperar el cuerpo para el bienestar.

Descripción

Las emociones viven en nuestro cuerpo, queramos o no forman parte de nuestras experiencias. Algunas son placenteras y agradables como la alegría o la tranquilidad otras son más incómodas como el miedo, la ira o la tristeza. Las emociones son temporales, son como los huéspedes que vienen a visitarnos por un tiempo y luego se van para que vengan otros. El problema aparece cuando nos negamos a reconocer aquello que sentimos o cuando nos instalamos permanentemente en una emoción, adoptándola como nueva identidad. Entonces aparecen los síntomas, como el estrés.

Dedicaremos este segundo encuentro a aprender cómo funcionan las emociones en el ser humano: cuales son, cuando aparecen, qué funciones cumplen, cómo reciclar emociones complicadas como el miedo, la tristeza y el enfado, saber identificar cuando las estamos bloqueando o en qué momento nos estamos quedando enganchadas/os en una de ellas. Nos interesa también aprender a darnos cuenta de las señales de alerta de que algo no está yendo bien (cansancio, consumo de tóxicos, irritabilidad, dificultad para concentrarse y tomar decisiones, incremento de situaciones de conflicto en lo laboral o lo afectivo, etc.) y ver qué es lo que podemos hacer que resulte de ayuda en esas circunstancias.

Hay momentos en los que la persona presa nos pide que hagamos determinadas cosas por encima de nuestras posibilidades, o bien somos nosotros/as mismos/as los/as que sobrefuncionamos haciendo más de lo que se nos está pidiendo o sería necesario, o la persona presa vuelca su frustración y malestar sobre su propia familia y nos habla mal. Al mismo tiempo tenemos que lidiar con la institución penitenciaria y todo su entramado, el cual maltrata y discrimina de múltiples formas que ya conocemos (manipulación, abandono sanitario, malos tratos, alejamiento, aislamiento, etc.). Todo esto genera estrés, miedo, sensación de indefensión, nos debilita.

¿Será posible que acompañemos a nuestros/as hijos/as, parejas y hermanos/as que están encerradas/os y que al mismo tiempo nos cuidemos a nosotras/os mismas/os, manteniendo nuestra autoestima en su sitio? ¿Será posible vencer el miedo, ser felices aún con lo vivido? ¿Crear una nueva identidad alejada de la de víctima del sistema, una identidad que nos arraigue con fuerza a la vida, a la familia, a la comunidad?

Programa

  • Emociones básicas y emociones complejas.
  • No existen las emociones “malas”. Función de las emociones.
  • El estrés y el sistema inmunológico.
  • Técnicas de Respiración, Relajación, Mindfulness y Meditación.
  • Unidad cuerpo-emoción-pensamiento.
  • El Maltrato y el Buentrato.
  • De las relaciones de Dominación/Sumisión a las relaciones de Igualdad con respeto a las Diferencias.
  • 4 niveles del trabajo personal con las emociones.
  • La figura del maltratador.
  • ¿Quien cuida a lxs cuidadorxs?
  • Pacto de Buen Trato con unx mismx.
  • Recuperar el cuerpo en positivo como forma de justícia. Enraízamiento.

Taller 3) – LA COMUNICACIÓN EN LAS RELACIONES HUMANAS –

Fecha: 7, 8 y 9 de Diciembre, 2018

Objetivos

• Conocer mecanismos por los que, inconscientemente, reproducimos relaciones de poder en nuestro discurso y en nuestras acciones.
• Aprender herramientas para comunicarnos de manera sana, asertiva y responsable en las diferentes situaciones que se nos plantean en relación a la cárcel.

Descripción

La prisión supone una ruptura en la vida del/a preso/a, en su ritmo de vida, sus relaciones sociales, amorosas, afectivas, en su red de apoyo, Se fragmentan sus lazos afectivos, también los familiares. El escaso contacto va cambiando las relaciones. Las enrarece. ¿Como llevamos las familias esta situación?

En muchos casos el alejamiento y el aislamiento provocados por cumplimientos en cárceles que están lejos de nuestras residencias acaba por romper familias y parejas. Porque al final, el tiempo sigue pasando y las dificultades para comunicarnos son muchas con lo que las relaciones se deterioran. Es una situación muy dura en la que sufre la persona presa (se queda prácticamente sin familia y amigos/as, que son el principal apoyo de cualquier ser humano) y también es una situación muy dura para los/as familiares y las parejas, pues a nadie le gusta saber que un ser querido lo está pasando mal y no poder hacer casi nada para protegerle, aunque ese ser querido haya delinquido.

La comunicación es un aspecto fundamental de nuestras vidas. A menudo nuestra forma de comunicar nos delata, nos sirve de espejo. Cuando nos sentimos frustradas/os en nuestras relaciones, siempre encontramos carencias comunicativas. Como dice un teórico de la comunicación humana “no es posible no comunicar”. Siempre estamos comunicando, incluso estando en silencio estamos diciendo algo o nos estamos posicionando ante algo.

Si queremos mejorar las relaciones con aquellas/os personas a las/os que queremos, así como facilitarnos la vida a la hora de mediar con las instituciones penitenciarias; es imprescindible que aprendamos a hacernos entender de forma clara y a escuchar lo que nos expresan. Sin reaccionar inmediatamente de un modo que perjudique a nuestras intenciones (desde la agresividad o el victimismo). Nos gustaría transformar nuestras relaciones con nuestros/as hijos/as, parejas o amigas/os presas/os en unas relaciones más próximas, claras y satisfactorias en la medida de lo posible. Sin olvidar que para cambiar mi forma de comunicar, tengo que cambiar yo primero.

Programa

  • Modelos de Relación en los Vínculos Afectivos.
  • Lenguaje verbal y Lenguaje no verbal.
  • Mensajes coherentes e incoherentes.
  • Asertividad.
  • Ritmos Corporales.
  • Estilos comunicativos (individuales, en pareja, familiares).
  • El doble vínculo.
  • Los límites. Libertad para decir Sí y No.
  • Lo negociable y lo innegociable.
  • Comunicación Responsable.

Coordinadora: Estel Masó, psicoterapeuta

Quién tenga interés en saber más sobre este asunto o en participar en el primer taller puede mandarnos un correo (lavozdelxspresxs@riseup.net) o llamar a este número de teléfono (Noe: 697336208).

La cárcel como mito

Tuve un chaval de 21 años preso por asesinato (en preventiva), le pedían 25 años, supongo que ahora le pedirían perpetua.

Había matado supuestamente a un jefe de una pequeña mafia de cuyo nombre no quiero acordarme, un ajuste de cuentas. Este jefe muerto tenía tentáculos en todas partes de Madrid, y la cárcel no era menos. Sus colaboradores querían venganza.

La madre venía llorando y me decía;

– Le han pegado una paliza, le van a matar, le va a matar. Se lo he dicho a los funcionarios y se reían de mí, les he dicho que por Dios aíslen a mi hijo, lo van a matar. Esos funcionarios quieren que lo maten ¡¡me lo han dicho riéndose!! le van a dejar con los demás presos para que lo maten. Se ríen de mí.

Al final, la insistencia de la madre y los follones que montó en dirección, consiguieron que le metiesen en un modulo donde están los protegidos, los chivatos, etc.

El chaval, no aguantaba la situación. Era muy activo, y 12 horas en una celda (de 8 de la tarde a 8 de la mañana) le mataban. Con esto y la “paranoilla” de que le iban a matar comenzó una ansiedad enorme, angustia, pánico… comenzaron a medicarle. La madre salía llorando de verle;

– Se le cae la baba Julio, lo tienen drogado, no puede ni hablar ¿Qué están haciendo con mi hijo? – y lloraba y lloraba como si la condena fuese también para la madre.

Pero la condena no era solo para la madre, también para su hija de 4 años, que de la noche a la mañana había pasado a ser huérfana de un padre vivo. Y la madre (abuela de la niña) me decía;

– No sé qué decir a la niña, solo pregunta por su padre y no sé qué decirla. La digo que se ha ido de viaje, y que volverá pronto, pero… ¿Cuándo se dé cuenta que no vuelve?

Las cosas en casa se empezaron a complicar, el dinero que llevaba el chaval para comer ya no entraba, y la niña “huérfana” se quedaba en una situación tremenda.
Y una situación tremenda allana el camino para que los hijos e hijas de presos sigan los pasos de sus padres y acaben en la cárcel. Como si la cárcel fuese hereditaria. De pobre a pobre, de padre a hijo, de a madre a hija.

Pensando en una cadena perpetua, me imaginaba; entrar a la cárcel con 21 años y no salir nunca más. Porque la revisión se daría en negativo, el chaval desde que había entrado en la cárcel había ido psicológicamente a peor, a muchísimo peor; crisis, violencia, angustia, adicción a los medicamentos… Creo que si hubiese seguido allí dentro se hubiese suicidado o hubiese matado a alguien.

A los dos años fue declarado inocente y salió. Pero ya no era el mismo, el destrozo psicológico era considerable.

Después de bastante tiempo de lo que pasó, me pregunto ¿Qué mejoró la cárcel en la vida de la supuesta víctima? ¿Qué mejoró en el comportamiento del supuesto agresor? ¿En qué mejoró la sociedad? Y no puedo más que responder; menos que en nada, pues todo fue a peor.

La cárcel es un mito, un pensamiento mágico, un efecto placebo, una venda en los ojos, un acto de irresponsabilidad, porque no resuelve los problemas, no los trata, solo los oculta y reprime. Y si tienes un problema y no te tratas, y te lo niegas, te lo ocultas y te reprimes, el problema (lógicamente) empeorará.

Julio Rubio Gómez

Trato inhumano a una mujer presa enferma de cáncer

Celia, la pareja de Gelen Violeta Torrealba Hidalgo, nos ha hecho llegar una denuncia presentada por ella en junio de 2017 donde relata que Gelen ingresó en prisión preventiva en la cárcel de Málaga el 22 de mayo de 2015 siendo trasladada a la prisión de Córdoba, cuando se encontraba con síntomas de la enfermedad que luego le diagnosticarían. Examinada por el servicio médico de Córdoba le dijeron que no tenía nada, sin realizarle ningún tipo de prueba médica. Al insistir en que se encontraba mal ante los mismos servicios médicos, fue amenazada con ser trasladada de prisión.

El 13 de febrero de 2016, por un empeoramiento en su estado de salud, fue llevada de urgencia al hospital reina Sofía de Córdoba donde le hicieron las revisiones médicas pertinentes y le sacaron tres litros de líquido y sangre del pulmón izquierdo, ya que el tumor que tenía en un ovario le reventó, expandiéndose por el abdomen. Fue al analizar dicho líquido cuando los médicos descubireron que existía ese tumor y le diagnosticaron “carcinoma seroso de ovario de alto grado, estadio IV, con afectación pleural pericárdica y peritoneal, con mal pronóstico vital”.

El 21 de septiembre de 2016, le realizan la operación prescrita por los médicos que le habían atendido, recibiendo el alta médica el 27 de septiembre después de una operación de diez horas de duración. El 3 de octubre, el subdirector médico de  la cárcel de Córdoba convence a Gelen para que consienta en ser trasladada a la prisión de Málaga para asistir a un juicio oral el 18 de octubre, siendo conducida el 4 de octubre. Su argumento es que, en lugar de suspender la vista oral por su enfermedad. es mejor para ella celebrarla, ya que estando condenada y clasificada podría conseguir un beneficio penitenciario con motivo de su patología y le asegura que por su estado de salud será trasladada en una conducción especial, en ambulancia.

Lejos de eso, la trasladan en un furgón policial corriente hasta Sevilla, donde permanece sin asistencia médica ni cuidado alguno, llegando finalmente a Málaga el 6 de octubre, con padecimientos que han podido tener consecuencias y ocasionar riesgos para su salud. A su regreso a Córdoba, al denunciar las condiciones de su traslado y protestar por ellas, recibe una sanción disciplinaria de 10 días de aislamiento que se ejecuta inmediatamente, sin tener en cuenta su estado de salud ni la reciente operación.

El 24 de abril, en una revisión médica, le diagnostican una hernia, prescribiéndole el uso se una faja especial, que ella no puede pagar, y la administración penitenciaria tampoco se la proporciona. El 3 de mayo es trasladada a la cárcel de Brieva (Ávila), que se le ha asignado, al parecer, como centro de cumplimiento al ser condenada. Al interrumpirse el tratamiento que estaba recibiendo en el hospital de Córdoba, su salud empeora, ante lo cual la vuelvan a trasladar de regreso a la cárcel de Córdoba, sufriendo las consecuencias de una nueva conducción. Su hernia se agrava, por lo mismo y por no recibir el tratamiento prescrito. A finales de junio se le comunica que será trasladada de nuevo a la cárcel de Brieva, interrumpiéndose una vez más el tratamiento que está recibiendo y las revisiones que tiene programadas en el hospital de Córdoba.

En la denuncia presentada el 30 de junio de 2017 por Celia, su compañera con la que se casó en Córdoba y que está presa con ella en la cárcel de Brieva, con toda razón, le dice al juez: “mi pareja está sufriendo un trato degradante e inhumano por parte de la dirección de la prisión de Córdoba, que está suponiendo además un riesgo evidente para su estado de salud con total desprecio a cualquier criterio médico o humanitario.” en cuanto nos sea posible, completaremos esta información sobre la situación de las dos. Sirva por ahora este relato como llamada de atención sobre ella y sobre la necesidad de apoyarlas en su lucha por la dignidad e incluso por la supervivencia de Gelen.


[picar en imagen para ver denuncia]

 

Pequeña crónica de la concentración del miércoles, 7 de marzo, en Lleida, en solidaridad con Carmen Badía Lachos

Hemos recibido por correo electrónico estas fotos, la postal que ponemos abajo del todo y la nota que va a continuación y explica brevemente cómo fueron las cosas durante la concentración realizada en Lleida el miércoles, 7 de marzo, en apoyo de Carmen Badía Lachos que, al parecer, sigue en huelga de hambre reivindicando su excarcelación por enfermedad grave o traslado a una cárcel más cercana a su familia.

Anteayer, 07/03/18, salimos a la plaza Sant Joan de LLeida para visibilizar el caso de Carmen Badía Lachos una vez más, ya que aún no se cumplen las demandas de su traslado fuera de las cárceles catalanas.

Carmen lleva desde principios de diciembre en huelga de hambre denunciando casos de corrupción para progresar de grado, pidiendo su traslado.

Durante la concentración animamos a aquellas personas que se interesaron por la situación de Carmen a rellenar unas postales que habíamos preparado para que sepa que no está sola. Seguramente estas postales sean boicoteadas por los carceleros y la dirección de la cárcel de Ponent, pero ello no podrá impedir que nosotras la sigamos apoyando y
que Carmen lo sepa.

Solidaridad con Carmen Badia Lachos.
Solidaridad presxs en lucha.
Contra la cárcel y el mundo que la necesita.

Grup de suport a presxs de Lleida

Alfonso Miguel Codón Belmonte, preso con enfermedad mental sometido a régimen especial de castigo en la cárcel de Teixeiro, ingresado en la UCI entre la vida y la muerte después del enésimo intento de suicido

Hemos sabido que Alfonso Miguel Codón Belmonte se encuentra ahora en la UCI del hospital universitario de Santiago de Compostela después de un intento de suicidio, otro más de una larga serie. A primeros de febrero hablábamos de la situación límite a la que se encuentra sometido desde hace varios años este chaval de 24 años que está preso desde los 18, calificado de “extremadamente peligroso” por la administración carcelaria y sometido al régimen de encierro más duro posible, en el que él mismo denunciaba hace poco, para explicar un anterior intento de suicidio, que se sentía torturado psicológicamente y que estaba recibiendo frecuentes palizas y siendo atado a menudo a la cama durante horas. Cuando debería estar recibiendo cuidados especiales por los problemas psiquiátricos que sufre: ataques epilépticos frecuentes, graves trastornos afectivos, impulsos suicidas que le han llevado a intentar matarse en multitud de ocasiones, llegando a cortarse el cuello varias veces.

Con todo y con eso, su estado de salud mental no ha sido considerado seriamente en ningún momento, y no se ha efectuado diagnóstico que merezca ese nombre, ni se le ha prescrito ningún tratamiento terapeútico, aparte de una fuerte medicación a todas luces inadecuada, ni se han tomado medidas válidas para impedir que se suicide. Así que lo que ha sucedido se veía venir, con angustiada impotencia de nuestra parte, por ejemplo, y con fría indiferencia por la de las autoridades legalmente responsables de la salud y la vida de Miguel. 

A mediados del mes pasado, nuestra compañera Silvia, explicaba claramente en un programa de radio la situación de las numerosas personas presas con enfermedades mentales, muchas de ellas sometidas a régimen especial de castigo en lugar de cuidadas adecuadamente. Y denunciaba muy en concreto el caso de Miguel dando una vez más la voz de alarma sobre él y advirtiendo de que podía pasar en cualquier momento lo que ahora estamos lamentando.

Tokata y fuga 17-II-2018. Extrema vulnerabilidad, extrema crueldad: personas presas con enfermedad mental en aislamiento

Ir a descargar

Pero la situación de Miguel, que ya viene durando años, había sido denunciada en abril y en julio del año pasado por el colectivo anticarcelario Tokata. Y también el Observatorio de los Derechos y Libertades gallego, Esculca, la denunciada en abrilpresentó en junio una queja urgente ante la Defensoría del Pueblo, la cual no había sido respondida todavía un mes después por esa institución. Finalmente, se habló al parecer del asunto en el Parlamento gallego, sin que nada de todo ello haya tenido resultado positivo alguno, pues la administración penitenciaria se limitó a trasladar a Miguel de la cárcel de A lama a la de Teixeiro, dejándole en una situación prácticamente idéntica, a pesar de algunos cambios formales.

Como ninguna otra persona en la situación de extrema vulnerabilidad en que él se encuentra, Alfonso Miguel Codón Belmonte, no puede estar ni un día más en ese régimen penitenciario de máxima crueldad. Hacemos un llamamiento a toda persona sensible y solidaria a hacer lo que esté en nuestra mano para obligar a las autoridades encargadas de velar por su vida y bienestar a hacer lo que deben.

Para escribirle :

Alfonso Miguel Codón Belmonte

Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela

Rúa da Choupana, s/n

15706 Santiago de Compostela

Para llamar la atención a las “autoridades competentes”:

Cárcel de Teixeiro: teléfono (981 77 95 00); fax (981 77 95 85)

Juzgado de Vigilancia Penitenciaria nº 1 de A Coruña: teléfono ( 981 18 51 09);  fax (981 18 52 01)

José Manuel Arroyo Cobo, Subdirector General de Coordinación de Sanidad Penitenciaria: teléfono (913354845); fax (913354992); correo electrónico (sgsp@dgip.mir.es)

Directorio de la SGIP

A las personas presas “no se les trata ni siquiera como a animales, se les trata como a cosas”

Entrevista a nuestra compañera Silvia Encina a propósito de la llegada al tribunal constitucional del proceso por la muerte en la cárcel de su compañero, José Ángel Serrano Benítez. Silvia ve difícil el recorrido tal y como funciona el sistema y asegura que intentará hacer justicia aunque tenga que llegar a tribunales europeos, por Jose  y por todas las personas presas en aislamiento, así como por las familias, que padecen una situación de “abusos continuados”. Habla también de la existencia de nuestra asociación, sus motivos y finalidades. Aquí se puede ver la entrevista en texto y en vídeo.

La última autopsia realizada a José Ángel Serrano, meses después de que apareciera una mañana muerto en una celda de aislamiento en Zuera, concluyó que sufrió asfixia por atragantamiento, «contradiciendo totalmente» el informe inicial, según explicó en su día Silvia Encina. La familia tiene aún muchas interrogantes que aclarar sobre las circunstancias que rodearon la muerte del preso natural de Bilbo. Son tantas que pese a que la Audiencia de Zaragoza ha archivado el caso, Encina ha recurrido ante instancias superiores. Su historia, un relato en primera persona de un trato «cruel e ilegal» ha dado lugar a la creación de una asociación, Familias contra la Crueldad Carcelaria, con el fin de hacer denuncia documentada de lo que está ocurriendo en las prisiones, de cómo funciona el sistema en todas las órdenes y, a la vez, ayudar a presos y familias a poner dosis de humanidad en ese círculo de sufrimiento, desamparo y deterioro.

¿Qué camino sigue en los tribunales la muerte en prisión de José Ángel Serrano?

Tengo idea de llegar al Tribunal europeo de Derechos Humanos. Previamente a la muerte de José Ángel, ya estábamos trabajando en todo el tema de malos tratos y falta de asistencia sanitaria continuada. Esta era una muerte anunciada. En diferentes quejas y recursos que habíamos planteado pusimos sobre la mesa esta cuestión, que en las condiciones de vida en las que estaba en cualquier momento podía aparecer muerto y así ha sido. De momento, hay dos procesos judiciales y uno administrativo abierto. Digo de momento porque en función de cómo se desarrollen estos procedimientos, si se actúa con transparencia y se aclaran las circunstancias y las responsabilidades, tendrán su recorrido. Si no, abriré nuevos procedimientos, porque es un asunto complicado y hay muchas y diferentes responsabilidades civiles, penales y administrativas. De momento he cogido esas vías, la penal porque cuando muere una persona en prisión automáticamente se abren diligencias aunque también casi inmediatamente se cierran, y la vía administrativa para pedir responsabilidad, puesto que considero que la Secretaría General es responsable no solo de la muerte de José Ángel, sino de 200 y pico muertes al año, la mayoría en los módulos de aislamiento. Y luego, una vía, de momento civil, frente a la dentista que le atendió en Estremera, que le hizo una avería y se negó a pasarle consulta.

El proceso por la muerte ya está puesto en el Constitucional. Previamente había puesto otras siete demandas, por falta de asistencia médica, cuatro, y por malos tratos en todas. Nunca me habían admitido las demandas. Supuestamente vivimos en un estado democrático y de derecho y se supone que las leyes de procedimiento garantizan el que tú puedas ejercer efectivamente tus derechos pero opino que todo esto es un montaje que discrimina a las personas pobres, porque acceder a esas instancias es muy difícil, no tienes acceso a la justicia gratuita, un procedimiento judicial de este calibre cuesta muchísimo.

¿Por qué no creen la versión de la prisión?

Porque desde que le conocí empezamos a plantear quejas ante los juzgados de vigilancia penitenciaria por las palizas, por la falta de asistencia médica… no voy a hacer todo el relato de vulneración de derechos porque sistemáticamente se vulnera todo el reglamento penitenciario, se intentan cubrir los temas formales, pero se cometen todo tipo de delitos, malos tratos, omisión de socorro, sanciones desproporcionadas, falsificaciones de documentos públicos. Todos los procedimientos, tanto en los juzgados de vigilancia como cuando llegas a la Audiencia Provincial correspondiente, eran más de lo mismo, no se investiga, siempre se da la razón a la administración penitenciaria, se ponen obstáculos para conseguir la documentación, para conseguir pruebas, se niega sistemáticamente el acceso al expediente penitenciario, ni siquiera se puede ver. Es una negación sistemática del expediente completo, del que hemos conseguido una parte después de muerto. Yo tenía poderes notariales de Jose Ángel para acceder a todo tipo de documentación, pero jamás se me ha permitido. Esto ha sido una constante en todos los procedimientos. He llegado siete veces hasta el Tribunal Constitucional y hay muchos procedimientos más abiertos por todo tipo de cuestiones.

A estas personas no se les trata ni siquiera como a animales, se les trata como a cosas. Las dudas vienen de ahí, de la prisa tras la muerte, de no permitirte ni personarte en el procedimiento, ni a los padres ni a mí. Ahí ya se te encienden todas las alarmas. Sindicatos de funcionarios están denunciando que han estado meses de noche sin médico de guardia. Pedía que testificara el médico que estuvo esa noche y el juzgado hizo la 13-14, llamó al otro médico. Estábamos esperando las testificales de los presos que todo el tiempo nos han negado, y que eran los únicos que estaban allí con él, y finalmente se ha cerrado el procedimiento sin practicar toda la prueba. Tengo la duda de si realmente había un medico de guardia esa noche, lo dudo mucho. Veo que cuando la prisión denuncia a un preso, normalmente cuando hay palizas, luego siempre les denuncian por atentado, siempre les condenan, no se investiga y cuando denuncia el preso siempre se archiva. Tengo dudas porque tengo pruebas contundentes de que la vara de medir es completamente diferente: si un funcionario pone una denuncia va a ir al médico forense, se le van a hacer periciales… Si la pone un preso se va a obstaculizar y dilatar todo lo posible, para que no queden marcas de las palizas, para que no queden huellas, no hay cámaras… Debería haberlas pero siempre que las he pedido nunca hay grabaciones.

José Ángel pasó 18 años en aislamiento. Según ha relatado, la cárcel fue más allá de la privación de libertad.

José Ángel, como muchas personas, padecía patologías mentales que normalmente son duales, que quiere decir que son politoxicómanos y bien previamente o bien por las condiciones de vida en prisión, y más en los módulos de aislamiento, esas patologías se agravan o surgen nuevas. Cuando tú no te adaptas a las normas internas de una prisión, son muy estrictos, es una obediencia absoluta, tienes que participar de lo que ellos te ofrecen o si no te consideran un inadaptado. ¿Qué pasa con las personas con trastorno mental? Lógicamente no pueden tener un comportamiento ajustado, y como es desajustado se les destina a los módulos de aislamiento, muchas veces por recomendación médica.

Me encuentro que se le niega asistencia médica, porque los siquiatras los ven cada dos, tres o cuatro años y es el medico de atención primaria, con una noción muy básica en psiquiatría, el que decide qué medicación va a tomar. Como los comportamientos son desajustados, es gente que mentalmente y emocionalmente está fatal y, además, debido a que se les impone el castigo constante de alejamiento de la familia, de condiciones de cumplimiento muy duro… porque en teoría son 21 horas en celda pero suelen estar 22 y 23 horas, el médico les ve a través del ‘cangrejo’, abren la otra puerta un poco y siempre delante de un funcionario, no hay intimidad ni confidencialidad. Esas personas se deterioran absolutamente y tienen sanciones constantes, sanciones de aislamiento, que quieren decir que pueden estar sin salir de la celda un montón de tiempo… Como el máximo de cumplimiento en aislamiento son 14 días, en este hermoso país lo que hacen es que cumples 14, paras entre una y dos semanas, cumples 14, paras… y entonces hay gente que ahora mismo tiene un año o año y pico de sanciones para cumplir. ¿Estas son garantías y respeto a los derechos fundamentales? Esa es la situación en la que murió José, en la que están viviendo muchas personas y en las que han muerto muchas otras en este país.

En esas circunstancias, los allegados son el vínculo con los cuidados, con la humanidad, ¿por eso se creó Familias contra la Crueldad Carcelaria?

A partir de la muerte de José y de la segunda autopsia, y después de conseguir las cenizas, que fue otra agonía, empecé a contactar con personas que les había ocurrido lo mismo para comprobar si esto era algo concreto o algo sistemático. Las familias que han perdido a hijos… lo que pretendían es que esto acabe, que se dé apoyo a las familias porque, en mi caso, era abogada pero si no el ninguneo es total, porque o tienes un pastizal o el abogado es muy cercano, amigo… o hace lo justito y no vas a conseguir nada. Por un lado queremos dar asesoramiento, porque la gente está muy perdida, no sabe cómo moverse, no conocen sus derechos ni los del preso, cómo funciona el sistema… y luego hacer denuncia, no en los juzgados, porque en estos momentos excede de nuestras capacidades, sino documentar situaciones de toda la familia, la persona que está en prisión y quienes están fuera, y hacer denuncia pública y documentada ante instituciones como los defensores del pueblo, Prevención de la Tortura, Amnistia Internacional… de la situación que se está dando de vulneración de derechos fundamentales y de incumplimiento de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y del Convenio Europeo de Derechos humanos. Visibilizar esa situación para conseguir apoyo social y generar un debate sobre las condiciones de cumplimiento y sobre el funcionamiento de la administración penitenciaria y la de Justicia.

Parte del trabajo de la asociación es también tratar de ayudar a las familias y, a través de ellas, a los presos.

En mi opinión, que viene de las conversaciones y encuentros con familias afectadas por penas de prisión de más de dos años, esas condiciones les destruyen completamente física, mental, emocional y económicamente. Las reuniones nos cuestan mucho porque las personas tienen mucho sufrimiento, mucho dolor, la mayoría no ha tenido acceso a recursos, muchas acceden a medicación, que es lo que tienen en la red pública porque no hay ningún tipo de apoyo para poder gestionar estas situaciones, comprenderlas y enfrentarlas de una manera positiva. De ahí surgió la idea de hacer talleres con una terapeuta para trabajar diferentes cuestiones, porque no podemos hacer un trabajo serio con personas con problemas de salud mental, emocional y físicos por el sufrimiento que tienen que soportar. La mayoría son familias trabajadoras muy humildes, que al entrar el hombre en prisión han perdido los recursos económicos, viven al día, tampoco tienen mucho tiempo para dedicar a la asociación o para buscar otros recursos. Pensamos que lo principal es proporcionar recursos para el autocuidado emocional, aparte del asesoramiento jurídico. Por eso hemos empezado con talleres para trabajar duelos y pérdidas, la comunicación, manejar el estrés, la ansiedad…

Fuente: www.naiz.eus/eu/

Ilustración: Ana Elena Pena

Mensaje de un preso en lucha a familias y amigxs

Publicamos con mucho retraso este mensaje enviado por Toni Chavero Mejías desde la cárcel de Puerto I (ahora está en la de Villlena) con motivo de la concentración que hicimos el pasado 28 de diciembre ante la sede de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias. No hemos podio hacerlo antes porque no nos ha llegado hasta ahora, pero su contenido de amor, confianza y buen ánimo sigue y seguirá vigente, probablemente, siempre. Un abrazo, Toni.

FAMILIAS/AMIGXS

Os agradezco a todxs el apoyo, los valores y la confianza que depositáis en vuestrxs amadxs hijxs presx y en todxs nosotrxs. Siento mucho que mi madre no acudiese, tiene cuatro operaciones de corazón y no está muy bien. Aun así, su espíritu sí. Lo que habéis hecho es un acto de valor incalculable sin precio alguno. Sabemos que la institución penitenciaria no pone oídos cuando se confrontan con dignidad sus falacias, pero quizá se abre un pequeño paréntesis en las personas que por allí pasan y alguna semilla cae en tierra buena (ojalá, compañerxs). Sea como sea, que sepan que estamos vivxs, que no nos mata su olvido entre hormigón y hierros, que su carencia de espíritu humanitario no nos hace desistir, sino que aflora en el nuestro. En el hipotético caso de que tuvieran vergüenza “los hierofantes de la sagrada orden del cepo” (como les define Mario Benedetti), bajarían y tirarían sus chapas de carceleros, pisoteándolas ante la industria carcelaria, prefiriendo la dignidad del que recoge chatarra a la falta de ella de lxs que nos encierran. Gracias a nosotrxs mismxs y a nuestra idea de VIDA, no nos convertimos en sus verdugxs y les quitamos la misma (porque seríamos los mismos perros con distinto collar), aunque os digo que en estos (¡tantos!) últimos años, a más de uno me hubiese gustado verle a mi altura (sin jerarquías que le apoyen), para poder haber ajustado cuentas, por las violencias que sin venir a cuento me/nos han cometido (abusando, claro).

Pero nosotrxs no torturamos, no encerramos, no maltratamos en banda a unx pobre presx, no aislamos, no dividimos ni restamos. Nosotrxs, presxs en lucha, familias en lucha, abogadxs en lucha, compañerxs individuales en lucha, grupos de apoyo en lucha, etc., no hacemos esas labores. Nosotrxs sumamos, multiplicamos, abrimos puertas, aunamos ideas, pensamientos para una sociedad sin jaulas, por eso estamos aquí, por solidaridad, no por euros.

La ruptura del vínculo social “débil” es su estrategia con nuestras familias y amigxs o parejas sentimentales. Ellxs lo intentan a toda costa, no les tiembla el pulso, porque carecen de pulso. Para que haya “pulso” ha de haber corazón y la SGIP carece del mismo. Nosotrxs estamos unidxs por invisibles cadenas de afecto, nunca podrán desvincularnos de vosoxtrxs.

¡Gracias familias, luchadorxs! ¡Un honor y un placer!

Para escribirle a Toni:

José Antonio Chavero Mejías 

Centro Penitenciario Alicante II

Ctra. N-330, km. 66

03400 Villena ( Alicante)

 

Extrema vulnerabilidad, extrema crueldad: personas presas con enfermedad mental en aislamiento

En la edición del pasado sábado, 17 de febrero, entrevistan a nuestra compañera Silvia (abogada y persona solidaria) sobre la situación de abandono y malos tratos que sufren los presos con diagnóstico de enfermedad mental en los aislamientos de las prisiones y, especialmente, sobre la situación de Miguel Codón Belmonte, de la que hablábamos hace poco. Se repasan algunas recomendaciones al Estado español del Comité para la Prevención de la Tortura europeo sobre aislamiento y enfermos mentales en prisión. Se habla también de la denuncia colectiva de los presos del aislamiento de la cárcel de Villena sobre las condiciones de vida que allí se sufren.

Ir a descargar