Mensaje de un preso en lucha a familias y amigxs

Publicamos con mucho retraso este mensaje enviado por Toni Chavero Mejías desde la cárcel de Puerto I (ahora está en la de Villlena) con motivo de la concentración que hicimos el pasado 28 de diciembre ante la sede de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias. no hemos podio hacerlo antes porque no nos ha llegado hasta ahora, pero su contenido de amor, confianza y buen ánimo sigue y seguirá vigente, probablemente, siempre. Un abrazo, Toni.

FAMILIAS/AMIGXS

Os agradezco a todxs el apoyo, los valores y la confianza que depositáis en vuestrxs amadxs hijxs presx y en todxs noostrxs. Siento mucho que mi madre no acudiese, tiene cuatro operaciones de corazón y no está muy bien. Aun así, su espíritu sí. Lo que habéis hecho es un acto de valor incalculable sin precio alguno. Sabemos que la institución penitenciaria no pone oídos cuando se confronta con dignidad sus falacias, pero quizá se abre un pequeño paréntesis en las personas que por allí pasan y alguna semilla cae en tierra buena (ojalá, compañerxs). Sea como sea, que sepan que estamos vivxs, que no nos mata su olvido entre hormigón y hierros, que su carencia de espíritu humanitario no nos hace desistir, sino que aflora en el nuestro. En el hipotético caso de que tuvieran vergüenza “los hierofantes de la sagrada orden del cepo” (como les define Mario Benedetti), bajarían y tirarían sus chapas de carceleros, pisoteándolas ante la industria carcelaria, prefiriendo la dignidad del que recoge chatarra a la falta de ella de lxs que nos encierran. Gracias a nosotrxs mismxs y a nuestra idea de VIDA, no nos convertimos en sus verdugxs y les quitamos la misma (porque seríamos los mismos perros con distinto collar), aunque os digo que en estos (¡tantos!) últimos años, a más de uno me hubiese gustado verle a mi altura (sin jerarquías que le apoyen), para poder haber ajustado cuentas, por las violencias que sin venir a cuento me/nos han cometido (abusando, claro).

Pero nosotrxs no torturamos, no necerramos, no maltratamos en banda a unx pobre presx, no aislamos, no dividimos ni restamos. Nosotrxs, presxs en lucha, familias en lucha, abogadxw en lucha, compañerxs individuales en lucha, grupos de apoyo en lucha, etc., no hacemos esas labores. Nosotrxs sumamos, multiplicamos, abrimos puertas, aunamos ideas, pensamientos para una sociedad sin jaulas, por eso estamos aquí, por solidaridad, no por euros.

La ruptura del vínculo social “débil” es su estrategia con nuestras familias y amigxs o parejas sentimentales. Ellxs lo intentan a toda costa, no les tiembla el pulso, porque carecen de pulso. Para que haya “pulso” ha de haber corazón y la SGIP carece del mismo. Nosotrxs estamos unidxs por invisibles cadenas de afecto, nunca podrán desvincularnos de vosoxtrxs.

¡Gracias familias, luchadorxs! ¡Un honor y un placer!

Para escribirle a Toni:

José Antonio Chavero Mejías 

Centro Penitenciario Alicante II

Ctra. N-330, km. 66

03400 Villena ( Alicante)

 

Extrema vulnerabilidad, extrema crueldad: personas presas con enfermedad mental en aislamiento

En la edición del pasado sábado, 17 de febrero, entrevistan a nuestra compañera Silvia (abogada y persona solidaria) sobre la situación de abandono y malos tratos que sufren los presos con diagnóstico de enfermedad mental en los aislamientos de las prisiones y, especialmente, sobre la situación de Miguel Codón Belmonte, de la que hablábamos hace poco. Se repasan algunas recomendaciones al Estado español del Comité para la Prevención de la Tortura europeo sobre aislamiento y enfermos mentales en prisión. Se habla también de la denuncia colectiva de los presos del aislamiento de la cárcel de Villena sobre las condiciones de vida que allí se sufren.

Ir a descargar

En la cárcel de Ponent, sigue la lucha de Carmen Badía Lachos


Carmen Badía Lachos continúa la huelga de hambre que inició en diciembre. Pide que la excarcelen en cumplimiento de lo dispuesto en los artículos 104.4 y 196 del vigente reglamento penitenciario:

Art. 104.4 RP: Los penados enfermos muy graves con padecimientos incurables, según informe médico, con independencia de las variables intervinientes en el proceso de clasificación, podrán ser clasificados en tercer grado por razones humanitarias y de dignidad personal, atendiendo a la dificultad para delinquir y a su escasa peligrosidad.

Art. 196 RP. Libertad condicional de septuagenarios y enfermos terminales:

1. Se elevará al Juez de Vigilancia el expediente de libertad condicional de los penados que hubiesen cumplido setenta años o los cumplan durante la extinción de la condena. En el expediente deberá acreditarse el cumplimiento de los requisitos establecidos en el Código Penal, excepto el de haber extinguido las tres cuartas partes o, en su caso, las dos terceras partes de la condena o condenas.

2. Igual sistema se seguirá cuando, según informe médico, se trate de enfermos muy graves con padecimientos incurables. Cuando los servicios médicos del Centro consideren que concurren las condiciones para la concesión de la libertad condicional por esta causa, lo pondrán en conocimiento de la Junta de Tratamiento, mediante la elaboración del oportuno informe médico.

Ella cumple de lleno los “requisitos legales” para ser excarcelada, pero, por si acaso, presenta una reivindicación alternativa: que la trasladen a una cárcel más cercana al lugar de residencia de su familia, para poder disfrutar al menos de su apoyo y cuidado y poder optar a unos permisos de salida que en Cataluña le niegan porque insiste en declararse inocente del delito por el que está condenada y, al parecer, fuera de Cataluña no le exigirían una hipócrita declaración de culpabilidad para darle permisos de salida. También denuncia corrupción en la “concesión de beneficios penitenciarios” y otras irregularidades, como sobreexplotación laboral o precios abusivos en los productos de economato, en el funcionamiento de las prisiones catalanas. Y, como puede verse en una de las cartas que insertamos a continuación, incluso torturas y malos tratos. El Grup de Suport a Presxs de Lleida continúa apoyando a Carmen y difundiendo su situación y nos envía el cartel que ilustra esta noticia. Pero el ejemplo parece cundir y hay gente de otros lugares que, al menos, se está escribiendo con ella. Nos mandan algunas cartas suyas.

Esta mañana (fin de semana), como siempre que ocurren estas cosas, una interna, AHINOA RUIZ CUADRADO, se ha cortado las venas. No es la primera vez. Yo no sé cómo aguanta tantas como la hacen. DER, especial, rotonda atada, pegada, rotura de dedos, golpes en la cara, cara hinchada durante un mes… Tantas y tantas como la hacen y a veces ya no puede más. Pide que saquéis su caso también. Es durísimo lo que está sufriendo durante toda su condena.
 
(…) Estoy en contacto con los del Observatorio del Sistema Penal y Derechos Humanos en avenida Diagonal de Barcelona y también con un grupo de Lleida. Pero necesito más. Necesito que os mováis desde fuera, porque no sé cuánto puedo durar, cada día estoy más débil y estos corruptos no ceden.
 
(…) Cuando veía antes las películas de la Segunda Guerra Mundial, lo que hicieron los nazis con los que estaban en los campos de concentración, no entendía como hubo tanta gente que lo permitió.Ahora sí lo entiendo. Ocurre lo mismo en las cárceles catalanas(las del resto del país no las conozco). Lo saben y no hacen nada para impedirlo. Somos para ellos ciudadanos de segunda o de tercera. No nos consideran personas. 
 
Las cárceles son un gran negocio. Aquí una botella de agua cuesta 0,55 euros, mientras que en Zuera vale 0,23. Y así todo. Los economatos catalanes los gestiona una empresa llamada CIRE. También llevan los talleres.Explotan a las internas. Trabajan por un euro al día. En el CIRE (oficinas de Barcelona), los encargados están enchufados, son los hijos de los funcionarios de prisiones, el hijo del Subdirector, “el Rafa”, es uno de ellos, el hijo de la Cap Encarnita es otro, y así tantos y tantos. ¿Cómo queréis que se termine con este negocio tan suculento?. Resistirán hasta el final, claro, y saben que nadie les hará nada. Son amigos de fiestas, comidas con jueces y fiscales de Lleida durante años, por lo que tienen las espaldas cubiertas. Es el pez que se muerde la cola. Difícil tarea la que tenemos por delante, pero pa’lante. El juez Felaz, de vigilancia penitenciaria, es íntimo de los dueños de la cárcel. Siempre deniega los permisos a los presos.
 
Desde que me negué a pagar llevo 12 partes disciplinarios, todos en fin de semana, puestos por la Cap Clara (…) Nos amarga la existencia los fines de semana y desde el C.P se lo permiten y desde IIPP catalanas( c/ Aragón, 332) también. Viene colocada de coca y otras cosas pero aquí está. La he denunciado unas doce veces, no me hacen caso ni a mí ni a mis compañeras. (…) Ahora tengo que ir a juicio, aún no sé el día, porque ella me ha denunciado por amenazas.Vienen dos funcionarias. El fiscal me pide 1 año y 3 meses. Como llevan chapa ya puedes figurarte la que me espera. No tiene razón, solo es por hacerme daño y dañar mi expediente.
 
Os doy permiso para que hagáis lo que creáis conveniente. Lo que ocurre en las prisiones catalanas tiene que saberlo todo el mundo. Esta gentuza solo tiene miedo a la prensa y a perder su puesto de trabajo, pues no sirven ni para recoger cartones
 
Un fuerte abrazo y muchas gracias.

 

Cárcel de Ponent, 24-I-18

Hola, Juli

Recibo con gran alegría tu carta, la cual además de llenarme de alegría me ayuda a continuar esta lucha que he emprendido, aun a costa de dejar mi vida en ello, para que toda España sepa la grandísima corrupción que existe en Instituciones Penitenciarias de la Generalitat de Catalunya. De saberlo, lo sabe muchísima gente, Juez de Vigilancia Penitenciaria, Juez de guardia, Fiscalía de Lleida, Audiencia de Lleida, Audiencia nacional, etc. tantos y tantos que miran hacia otro lado como si no les interesara, hacen caso omiso de las denuncias que durante años están haciendo los presos catalanes y que de momento no sirven para nada. Mi huelga de hambre no es por motivos médicos, te explico. Llevo doce años y medio presa por un crimen que no cometí, me condenaron por “INDICIOS”, esto quiere decir por suposiciones que tienen quienes llevan la investigación y, como no pued3n encontrar al culpable, pues lo fabrican.

Mi huelga es porque desde el año 2010 se me está pidiendo dinero por hacer el DEVI (delitos violentos) y que me lo aprueben. He hecho dos DEVIs, 2012/2013 y 2013/2014, pero, como no les entregué el dinero “EN NEGRO”, no me los dieron por buenos. Esa petición de dinero es habitual en Cataluña a quienes queremos salir de la cárcel, no olvides que Instituciones Penitenciarias catalanas tiene transferidas las competencias de Justicia (es la única en toda España), eso quiere decir que si el juez deniega los permisos a los/as internos/as, ellos pueden dar permisos de 48 horas a quienes quieran, la mayoría de los caso en las largas condenas previo pago, claro.

Tampoco se me permite salir de Cataluña, porque ellos lo arreglan de tal manera que, cuando piden mi traslado a Madrid en los informes diga que tengo vínculos familiares en Cataluña, y eso no es cierto, soy aragonesa y mi familia reside en Aragón. Ahora, por cuestiones de mi enfermedad (padezco cáncer de mama) dicen que no es conveniente por razones de tratamiento, cuando lo cierto es que solo son controles lo que me hacen en el Hospital. En cuestión de médicos no tengo queja, tanto los de la cárcel como los del Hospital bien me han tratado. Me piden, para darme permiso de 48 horas, la cantidad de 200.000 euros, sí, lo has leído bien, al principio era de 100.000 euros, pero desde que estoy enferma la tarifa se ha doblado (…). Supongo te habrás enterado de mi caso por el Observatorio del Sistema Penal o por Suport als presos de Lleida, ya me lo dirás.

No olvides que las cárceles son un gran negocio, la de dinero que estarán embolsándose a cuenta nuestra, así como lo que cobra de más el CIRE (empresa adherida a la Generalitat) y que lleva los economatos catalanes, con unos precios abusivos, y los talleres donde trabajan los/as presos/as muchos/as de ellos/as sin seguro, por 2 euros diarios (algunos/as ni a eso llegan), o sea, explotación laboral, aquí no tenemos ningún derecho, solo obligaciones. Son tantas y tantas las injusticias y tanta la mierda que será muy difícil erradicarlo.

Recibe un fuerte abrazo y, si no nos vemos nunca, pues llevaré mi huelga hasta el final, recibe mi apoyo y mucha suerte.

Carmen

Llamada de atención sobre la tortura a la jerarquía católica

CARTA ABIERTA A LOS OBISPOS DE EUSKAL HERRIA

Nos dirigimos a vosotros, como hermanos en la fe, en este modo abierto. Pensamos que de esta manera Él, que vio la “opresión de su pueblo en Egipto, oyó sus quejas contra los opresores, y se fijó en sus sufrimientos” (Ex 3,7-8), mueva también a Vds., y ablande vuestros corazones hacia las personas torturadas.

Como bien sabéis, las Comunidades Cristianas Populares de Euskal Herria, Coordinadora de Curas y Herria 2000 Eliza se han dirigido a vosotros, por carta y entrevistas personales, en los últimos años (desde el año 2007), aportándoos testimonios documentados de las torturas a las que fueron sometidos multitud de ciudadanos vascos, en detención incomunicada en las comisarías de la Policía Nacional, Guardia civil y la Ertzaintza.

Siempre hemos pretendido informaros de unos hechos incuestionables y documentados para pediros un posicionamiento público cristiano de rechazo de la tortura en nuestro país, a la vez que se expresara la condena de todos los que, de un modo u otro, la propiciaron: jueces, forenses, policías, medios de comunicación, partidos políticos, gobernantes…

Con paciencia fuimos solicitando entrevistas para exponeros nuestras peticiones, y fuimos recibidos, en distintas ocasiones, salvo por el metropolitano de Pamplona.

Los resultados fueron, en todos los casos, negativos a nuestras propuestas de solidaridad pública con los torturados. Solo encontramos en vosotros. una educada conversación que no llevó a ningún resultado práctico. También este año estamos dispuestos compartir el sufrimiento de las personas torturadas intentando comprometernos de una manera común para eliminar esta lacra de nuestra sociedad.

En estos días se ha dado a conocer el Informe sobre la Tortura a ciudadanos de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa entre 1960 y 2014 encargado por el Gobierno Vasco al equipo dirigido por el forense Etxeberria, y que alcanza la terrible cifra de 4.113 víctimas. Informe documentado a través de entrevistas con las víctimas, contrastado científicamente mediante el Protocolo de Estambul. Próximamente el mismo equipo realizará el estudio en Nafarroa.

El informe muestra la impunidad que ha ocultado los casos de torturas y que, por ello mismo, las ha propiciado.

Y en ese silencio cómplice, no queremos encontrar a los obispos de la Iglesia vasca. Queremos remover los corazones insensibles a este trato vejatorio e inhumano, que degrada tanto al que lo hace como al que lo ampara. Recordamos el testimonio de Jesús de Nazaret. Una persona perseguida desde su nacimiento, torturado y muerto en la cruz. Él nos sigue interpelando: «Cada vez que dejasteis de hacerlo con uno de esos más humildes, dejasteis de hacerlo conmigo» (Mt 25,45).

Y, por ello, les reclamamos a Vds. una autocrítica a sus silencios, su solidaridad con las víctimas de la tortura, y disposición a contribuir con la denuncia, el acompañamiento, reparación y garantías de no repetición.

Comunidades cristianas populares de Euskal Herria, Coordinadora de sacerdotes de Euskal Herria y Herria 2000 Eliza 

Comunicado del Grup de Suport a Presxs de Lleida: Nuevos intentos desde la cárcel de Ponent para romper las relaciones dentro-fuera de los muros

Desde el grupo de apoyo a presxs de Lleida, queremos denunciar que en la cárcel de Ponent no se está dejando que se manden cartas a apartados de correos. Por ahora no sabemos si eso se sostiene con alguna supuesta base legal, o directamente es una medida inventada para evitar que las presas tengan contacto con nuestro grupo de apoyo, ya que esta prohibición no se da en otras cárceles de Catalunya o del Estado.

Pero teniendo en cuenta que este apartado de correos ya se utilizó en la campaña de apoyo a Soraya –presa en lucha en el CP Ponent y que finalmente consiguió el traslado–, y que también se estuvo chillando el pasado noviembre durante la V Marxa de Torxes contra la cárcel de Ponent, pensamos que se trata de una medida intencionada, un nuevo mecanismo para dificultar las relaciones de las presas y presos con el grupo de apoyo. De la misma manera que lo son las trabas que nos ponen desde la cárcel para realizar visitas, especialmente a aquellas personas que están en lucha mediante huelgas de hambre u otros mecanismos, alegando supuestos problemas de formas en las solicitudes, falta de datos o no respondiendo a las instancias de las presas pidiendo la entrada de personas de nuestro grupo.

Lo que vemos claro es que estas prohibiciones son un nuevo intento de limitar, aún más, las relaciones de las presas con posibles grupos de apoyo y con el exterior en general. Vulnerando otra vez sus derechos, y dificultando aún más su libertad de expresión, de organización y de relación. Ya sabemos que uno de los objetivos del sistema judicial y penitenciario es aislar a las presas, rompiendo las relaciones dentro-fuera, y acabando con la poca autonomía que les queda a las personas. Pero a pesar de estos intentos de aislamiento y de dificultar las comunicaciones y el contacto con el grupo de apoyo a presxs de Lleida, seguiremos denunciando lo que pasa en la cárcel de Ponent y en todas las cárceles en general, y dando nuestro apoyo a las personas que allí se encuentran secuestradas. ¡Abajo los muros!

Un preso con problemas psiquiátricos sometido a tratos crueles, inhumanos y degradantes en la cárcel de Teixeiro (A Coruña)

Alfonso Miguel Codón Belmonte, es un muchacho de 24 años que lleva preso desde los 18, con un historial psiquiátrico bastante amplio, aunque caótico, confuso y de difícil acceso, iniciado cuando era un niño, con problemas como ataques epilépticos e impulsos suicidas, demostrados en varias ocasiones, algunas de ellas muy recientes, con autolesiones tan peligrosas para su vida como cortes en el cuello. Con una condena de más de 15 años, lleva preso alrededor de seis, la mayor parte de ellos en “primer grado de tratamiento” o “régimen cerrado”. El cual, según el artículo 89 del Reglamento Penitenciario, sería “de aplicación a aquellos penados que, bien inicialmente, bien por una involución en su personalidad o conducta, sean clasificados en primer grado por tratarse de internos extremadamente peligrosos o manifiestamente inadaptados a los regímenes ordinario y abierto”, y se caracterizaría, según el artículo 90.2 del mismo reglamento, “por una limitación de las actividades en común de los internos y por un mayor control y vigilancia sobre los mismos, exigiéndose, de manera especial, el acatamiento de cuantas medidas de seguridad, orden y disciplina elabore el Consejo de Dirección, previo informe de la Junta de Tratamiento”.

Pero, además, dentro de ese régimen, Miguel sufre una “modalidad de vida” definida en el artículo 91.3 del reglamento carcelario, de la siguiente manera: “Serán destinados a departamentos especiales aquellos penados clasificados en primer grado que hayan sido protagonistas o inductores de alteraciones regimentales muy graves, que hayan puesto en peligro la vida o integridad de los funcionarios”. Y, según el artículo 93 de la misma norma, esta “modalidad de vida en departamentos especiales” consistiría en estar encerrado como máximo 21 horas al día, con posibilidad de salir otras tres para “actividades programadas”. Actividades que brillan por su ausencia, por mucho que diga el reglamento,  cosméticamente reformado en 2015 para hacer frente a las críticas en ese sentido. Pero la realidad es que Miguel, como muchas personas presas en ese régimen especial de castigo, no sólo no participa en ninguna actividad terapeútica, cultural o educativa, sino que ve reducidas arbitrariamente sus horas de salida al patio por debajo del mínimo al que obliga la legislación. De manera que, si intentamos atisbar la verdad más allá de toda esa palabrería con la que quieren maquillarla, y apoyándonos en las noticias que el mismo afectado nos hace llegar, nos daremos cuenta de en qué queda el famoso lenguaje eufemístico utilizado por los técnicos carceleros.

No sabemos qué “alteraciones regimentales” habrá protagonizado Miguel para encontrarse sometido a ese tratamiento, ya que la administración carcelera también suele saltarse, con el consentimiento de los juzgados de vigilancia, su obligación legal de “motivar” con rigurosa objetividad la decisión de mantener a una persona presa en semejante régimen. Decisión que, además, tendría que ser revisada cada tres meses como máximo, cosa que cabe dudar de que se esté haciendo seriamente, en este caso como en muchos otros. Porque ya hace más de un año que a Miguel se le aplica el artículo 100.2 RP, el cual, “con el fin de hacer el sistema más flexible”, permite que el “Equipo Técnico” pueda proponer a la “Junta de Tratamiento” que se adopte un “modelo de ejecución en el que puedan combinarse aspectos característicos de cada uno de los mencionados grados, siempre y cuando dicha medida se fundamente en un programa específico de tratamiento que de otra forma no pueda ser ejecutado”.

Y tampoco sabemos qué “programa específico de tratamiento” se le está aplicando a él, pero sí que Miguel denuncia palizas frecuentes y que suelen atarle a la cama durante días, además de que lo tienen encerrado en unas condiciones aún peores que las que sufriría en un departamento de aislamiento, aunque en enfermería, en una celda acristalada donde no tiene la menor intimidad y, por lo demás, igualmente aislado de sus semejantes, sin actividad social, cultural, educativa o terapeútica alguna ni relación humana de ninguna clase, privado, “por motivos de seguridad” de casi cualquier objeto de uso cotidiano normal y sin que tampoco se le aplique ningún programa de prevención de suicidios, ya que, de hacerlo, tendría que estar acompañado todo el día y nos consta que pasa la mayor parte de él abandonado en esa jaula acristalada. Como dice en una carta suya recientemente publicada:

Yo me encontraba en artículo 100.2 RP y por intentarme suicidar tres veces seguidas cortándome el cuello con salida al hospital me han encerrado en una celda acristalada e insonorizada, sin libros, revistas, prendas de vestir. Este bolígrafo me lo han pasado por la ventana, si no, no podría escribiros, sin cuaderno para escribir, que también me han prestado la hoja…

¿Por qué me he querido quitar la vida? Porque me están torturando psicológicamente a no poder más y cada dos por tres me engrilletan, me pegan una paliza entre seis o entre diez carceleros y me atan en la cama dos días; así se las gastan en Teixeiro conmigo.

Es evidente que Miguel, por su condición psíquica inestable, sumamente agravada por el propio aislamiento, por los años de prisión que ha  padecido desde tan joven, por los ataques epilépticos que sufre y por esas tendencias suicidas, no puede ser mantenido en tal situación de tensión permanente y de privación sensorial y relacional.  Ahora se ha declarado en huelga de hambre, para solidarizarse con otros presos en lucha contra la dispersión y por la excarcelación de las personas presas enfermas. Pero el primero que necesita apoyo es él, que no debería estar preso y mucho menos sometido a ese régimen destructivo, sino recibir la ayuda y cuidados que le han faltado desde que era un niño. Creemos que se trata de salvar su vida, ya que la situación en que está, muy perniciosa para cualquiera, puede conducir fácilmente a la muerte a una persona tan vulnerable. Y ya sabemos que algo parecido ha pasado antes muchísimas veces en las cárceles del Estado español. Por ejemplo:

Suicidios en prisión 2011-2017 (4 de septiembre)

¡No podemos dejar solo a Miguel!

Para escribirle:

Alfonso Miguel Codón Belmonte

Centro Penitenciario de Teixeiro

Ctra. de Paradela, s/n

15310 Teixeiro-Curtis (A Coruña)

Para llamar la atención a las “autoridades competentes”:

Cárcel de Teixeiro: teléfono (981 77 95 00); fax (981 77 95 85)

Juzgado de Vigilancia Penitenciaria nº 1 de A Coruña: teléfono ( 981 18 51 09);  fax (981 18 52 01)

Directorio de la SGIP

 

Noticias de la concentración en Lleida del 25 de enero en solidaridad con Carmen Badía Lachos

El pasado jueves 25 de enero se organizó en Lleida una concentración de apoyo a M.ª Carmen Badia Lachos, presa en huelga de hambre desde el pasado 5 de diciembre en la cárcel de Ponent. M.ª Carmen está en lucha sobre todo para conseguir un traslado fuera de Catalunya, pero también para denunciar las malas condiciones, especialmente aquellas que afectan a las mujeres (por ejemplo, en la cárcel de Ponent no hay departamento de enfermería para ellas) y hechos de corrupción, como que tanto en Lleida como en Brians (Barcelona) se le ha ofrecido la posibilidad de pagar dinero para conseguir el traslado o hasta la libertad.

La concentración duró unos 45 minutos, y reunió a unas 25 personas. Se mostró una pancarta, carteles y se repartieron octavillas informativas para visibililizar el caso.

 

Un preso enfermo de cáncer denuncia torturas en la cárcel de Teixeiro (A Coruña)

Por las redes sociales circula el siguiente fragmento de una carta de Pedro Escudero Gallardo, preso en aislamiento en la cárcel de Teixeiro, con una condena de larga duración y gravemente enfermo de cáncer, que denuncia haber recibido un trato a manos de carceleros de allí que no tiene un nombre más apropiado que el de tortura. No podemos dejar que pase esto en silencio total. Arriba, en el cartel están las señas del preso, para escribirle, y abajo del todo, ponemos el teléfono y fax de la cárcel y del juzgado de vigilancia penitenciaria competente, y un enlace al directorio de instituciones penitenciarias, para pedir cuentas a los responsables.

Cárcel de Teixeiro, 26 de Enero de 2018

Estoy preso desde hace casi 22 años consecutivos. Esto que denuncio a continuación sucedió el día 21 de Enero de 2018. En el módulo de primer grado de tratamiento de la cárcel de Teixeiro. El día 21 de Enero cumplí 46 años de edad y los compañeros del módulo 13, primer grado, me daban abrazos felicitándome por mi cumple, pero no le gustó a los tres carceleros que estaban haciendo guardia en el módulo. Por la tarde, cuando empezó la apertura de las celdas, el carcelero abrió solamente la puerta automática y la manual de rejas la dejó cerrada diciéndome que yo me iba a esperar a salir el último al patio. Y cuando me abrió la puerta me dijo que fuera hacia el detector de metales donde había dos carceleros mas. Cuando iba a bajar, un carcelero me dijo que siempre me retrasaba y que era un puto asqueroso y un puto delincuente y que no tenía derecho a celebrar mi cumpleaños. Empezó a insultarme el carcelero de nombre Bonifacio. Yo con tanto insulto le conteste que era un puto asqueroso y acomplejado, se quedaron los tres carceleros callados y me dirijo a pasar al patio, he tenido que bajar las escaleras de tres en tres por miedo a que me empujaran. Cuando volvíamos para la celda uno de ellos que olía a alcohol me dijo: “tira para aislamiento”. Yo le respondí que no, que viniera el jefe de servicios a ver por qué me quería llevar a aislamiento. Vinieron los tres con porras, me golpearon y al rato apareció el jefe de servicios con 16 carceleros más. Me dieron patadas, porrazos por todo el cuerpo y uno de ellos me sacó las zapatillas y me dieron con la porra en la planta de los pies. Entró el médico de prisiones y le pedí que me curara, me dijo que no tenía nada, que solo eran erosiones. Yo ya no sentía nada, tenía tanto dolor en todo mi cuerpo y rompí un cristal y delante de ellos me tragué los trozos de cristal, entonces me llevaron al hospital donde estuve ingresado con suero por la pérdida de sangre que había tenido, me hicieron placas, tengo todo el cuerpo magullado incluido los pies y la cabeza. Hice denuncia, espero que no la archiven. Temo por mi vida, no tengo familia de sangre, pero ahora me siento muy feliz por mi nueva familia adoptiva que tengo, espero no morir aquí. Se que mi salud no es buena, pero temo que me maten de una paliza, pues en las cárceles no trabajan personas humanas.

Pedro Escudero Gallardo

Cárcel de Teixeiro: teléfono (981 77 95 00); fax (981 77 95 85)

Juzgado de Vigilancia Penitenciaria nº 1 de A Coruña: teléfono ( 981 18 51 09);  fax (981 18 52 01)

Directorio de la SGIP

Ver noticia de los hechos publicada en gallego por Esculca Observatorio para a Defensa dos Direitos e Liberdades

Y traducida al castellano

Convocatoria solidaria en Lleida en apoyo de Carmen Badía Lachos, que lleva 51 días en huelga de hambre en la cárcel de Ponent

Hemos recibido un mensaje del Grup de suport a presxs de Lleida con el cartel que insertamos arriba, donde se convoca una concentración en apoyo de Carmen Badía Lachos que está en huelga de hambre desde el 5 de diciembre pidiendo que la liberen como marca la ley, ya que está gravemente enferma de cáncer, o que, al menos, la trasladen a una cárcel más cercana a su gente. También han enviado un comunicado en catalán explicando la situación de Carmen. Aquí debajo podéis leer una traducción. Ponemos también su nombre y dirección, para escribirle dándole ánimos, y el teléfono de la cárcel de Ponent, para exigir cuentas a la autoridad responsable.

¡Comunicado sobre la lucha de Carmen en la cárcel de Ponent!

Nos encontramos ante una situación tan común como oculta dentro de los muros de las prisiones. Centros de reclusión presentes en cada ciudad podrida dominada por este sistema perverso que priva de libertad física a todas aquellas personas que no cumplen las leyes que interesan a quienes gobiernan y siembran la miseria. Así pues, dentro de los centros penitenciarios nos encontramos a menudo con situaciones límite, que deambulan entre la vida y la muerte de las personas que los habitan. ¡Pensamos que no podemos obviarlo! De todas nosotros depende, muchas veces, que las presas y los presos tengan apoyo fuera de los muros y sean escuchadas. Porque sus necesidades quedan apartadas, quedan denegadas y pisadas, quizás hasta la muerte… ¡Pero no todo es oscuro dentro de estos centros de reclusión, en todas partes siempre hay chispas de esperanza! ¡Y por eso se tiene que luchar! Damos nuestro máximo apoyo a las personas que en condiciones tan duras y con tantas dificultades para expresarse libremente y ser escuchadas, se rebelan y reivindican sus necesidades asumiendo las represalias que esto puede comportar. ¡Porque saben que su vida depende sólo de ellas mismas y tienen que luchar para sobrevivir con dignidad! No siempre se quiere pasar por el aro, no siempre se aguantan los chantajes ni los sobornos económicos que se ofrecen desde las instituciones públicas, no siempre somos ovejas que obedecen al pastor y al rebaño.

En la prisión de Ponent, en el Módulo de mujeres está Carmen Badía Lachos. Una presa que está en huelga de hambre desde el día 5 de diciembre del año pasado, es decir, ya hace más de un mes. Se sabe que ha perdido unos 12 kg. de peso y que sigue indefinidamente su reivindicación. Exige un traslado para estar más cerca de su familia y su libertad, puesto que, sufre cáncer de mama por el cual está actualmente recibiendo radioterapia, gravemente enferma. Ella nunca ha reconocido el delito por el cual se lo acusaba, aunque está pagando la responsabilidad civil. Por eso no le permiten disfrutar de los permisos que van asociados en los programas de “reinserción” que ha realizado; le imponen la condición de asumir y mostrar arrepentimiento por el delito que se le atribuye. Obligándole a enviar cartas de disculpa y arrepentimiento a familiares de la víctima; hecho que a ella, sin reconocer el delito, le parece ridículo y se niega.

En una carta del 1 de noviembre de este año pasado, Carmen explica que renunció al tratamiento de quimioterapia y radioterapia porque, a pesar de grave su estado de salud, no quería pasar sus últimos días de vida en un hospital. Solicitó el traslado a una prisión fuera de Cataluña, pensando que allá le podrían autorizar los permisos de salida. Puesto que parece ser que, fuera de las competencias penitenciarias que tiene Cataluña, no le obligarían a asumir el delito y arrepentirse mediante una carta como condición de los permisos que se conceden a cambio de la realización de los programas de “reinserción” convenientes.

Carmen está cumpliendo una condena de 24 años de prisión y ya lleva 12. Estuvo hasta finales del 2014 en la prisión de Brians (Barcelona) antes de ser trasladada a Ponent y denuncia graves actos de corrupción. Como por ejemplo que profesionales de los dos centros le hayan señalado la posibilidad de ofrecer dinero a cambio de su libertad. Explica que en2014, el jefe de la Junta de tratamiento de Brians le preguntó “¿Y por qué no pagas?” y que su tutor allí en Ponent, al que todas conocen como “el borrachín” también le ha planteado la posibilidad de pagar para salir.

En cuanto al trato con las funcionarias, ha tenido problemas con algunas. Como es el caso de la funcionaria jefa del Módulo 8 (módulo de mujeres), que hace turnos el fin de semana. Al parecer, ésta mete partes disciplinarios sin motivo a las reclusas. Según dice Carmen, a ella ya le ha puesto cinco. Explica que la funcionaria va a trabajar bajo los efectos del consumo de sustancias estupefacientes o después de haberlas consumido el día anterior. Parece que esta funcionaria tiene problemas con todas las internas. Estos partes acostumbran a significar la pérdida de permisos de libertad temporal a las presas. En su caso, Carmen ha presentado recursos ante la denegación de los permisos, pero todos han sido desestimados… También explica otra anécdota sobre cuando fue la encargada del economato (tienda de la prisión) y de la limpieza. Parece que otra interna le pidió que guardara droga en el economato y Carmen se negó. Hecho que provocó que la otra interna la quisiera agredir, enpezando una pelea. Entonces, una funcionaria le recriminó que tenía que hacer la vista gorda para llevarse bien con las internas y la echó el trabajo.

El 26 de junio del año pasado fue operada de cáncer de pecho al hospital y el 29 del mismo mes la trasladaron otra vez al centro penitenciario, todavía con los drenajes de la operación. Como en la prisión de Ponent no hay Departamento de Enfermería para las mujeres, la enviaron sola a la celda; teniéndola que ayudar algunas compañeras a ducharse y a limpiar el espacio. Explica como le tenían que acompañar entre cuatro a la ducha porque no tenían al alcance una silla de ruedas para facilitar la tarea. Así, recién operada le seguían realizando registros integrales que le destrozaban la habitación, haciendo que las compañeras tuvieran que ir después a recogerla. También explica una anécdota del mes de septiembre, cuando fueron todas a misa por el día de la Merced. Se ve que una interna estaba enfadada porque su pareja no había podido salir a la misa y golpeó a Carmen en los pechos, causándole una rotura de una de las prótesis y el desplazamiento de la otra. Carmen tuvo que ser operada de nuevo, habiendo sufrido ya cuatro operaciones. Después, a pesar de haber habido testigos de los hechos (una interna y una funcionaria), por decir que la interna le había golpeado, le metieron otro parte por “mentirosa”. Ella denunció los hechos ante el Juzgado de Instrucción número 2 de Lleida y fue contra-denunciada.

Ahora hace un mes que un funcionario del módulo de mujeres le dijo que sus papeles solicitando el traslado habían sido enviados a Barcelona. El mismo funcionario, le repitió que si quería salir, lo que hacía falta era pagar. Carmen explica como muchas compañeras en su misma situación les ha pasado lomismo…

En estos últimos meses, Carmen no ha parado de luchar por su dignidad y su libertad. El 22 de noviembre se dirige al Síndic de Greuges de Cataluña, solicitando el traslado a la prisión de Zuera (Zaragoza), cerca de su familia. El 24 de noviembre se dirige al Defensor del Pueblo, adjuntando la denuncia y otros documentos. El 12 de diciembre, una nueva carta de Carmen del día 4 informa de que a  raíz de un nuevo parte ha sido sancionada con aislamiento de fin de semana (inicia el 2/12, finaliza el 10/12) y privación de paseos recreativos (inicia el 11/12, finaliza el 25/12) no pudiendo realizar vis a vis familiares durante el mes de diciembre , y teniendo que pasar el día de Navidad sola a la celda.

Queremos señalar que esta situación no es un hecho aislado ni en la prisión de Ponent, aquí en Lleida, ni en el resto de prisiones del Estado Español o de cualquier Estado. Porque las prisiones no obedecen a políticas de reinserción o reeducación sino a las del castigo y el miedo, donde las personas presas son vistas como una mercancía con la cual muchas empresas ganan millones de euros a cambio de la explotación laboral de las presas con sueldos de miseria (constructoras, servicios de catering, lavanderías, servicio textil, etiquetados…). La prisión es un mecanismo que se ha desarrollado en esta sociedad y sistema económico para que cumpla varias funciones: mantener la orden establecido y el desequilibrio económico sin que haya riesgos para los ricos, y abrir la puerta de su negocio tanto a aquellas que, según sus criterios de “justicia”, han incumoplido las leyes (posiblemente para poder sobrevivir), como para aquellas que quieren subvertir el orden a través de la teoría y la acción que utilizan.

Pedimos difusión del caso e implicación al enviarle cartas mostrándole el apoyo de las que estamos fuera y la tenemos presente.

Para escribir a la compañera:

Carmen Badía Lachos

Centre Penitenciari Ponent

Carrer Victòria Kent, s/n

25071  Lleida

Teléfono de la cárcel de Ponent: 973 22 03 33

Una persona presa en huelga de hambre en la cárcel de Puerto I porque no le dan la medicación psiquiátrica que tiene prescrita

Otra persona presa a la que le manipulan arbitrariamente la administración de la medicación psiquiátrica que necesita, esta vez en la terrible cárcel de castigo de Puerto I. Si el día 14 de enero, fecha de su carta, llevaba una semana ayunando, hoy ya son 16 días. Protesta también, porque le intervienen y restringen ilegalmente la correspondencia. Ponemos el nombre del compañero y las señas de la cárcel para que le escribamos mostrándole apoyo y también el teléfono y fax de la cárcel, así como los del juzgado de vigilancia penitenciaria correspondiente y un enlace al directorio de la secretaría general carcelera, para dirigirse a la autoridad responsable exigiendo que se respeten los derechos de Oscar.

El Puerto de Santa María, 14 de enero de 2018

Qué tal estás, espero que a la llegada de mi carta os encontréis con la moral por las más altas cumbres del bienestar, y que gocéis de la brisa del sol y del mar, y por supuesto os encontréis 100% de salud…

Yo soy el Óscar Rodríguez González, si va a otro remite es porque tus cartas y la de S me las retienen, por tonterías, Pues no me dice el carcelero: “no se la puedo dar porque la letra viene muy pequeña y no se le puede entregar” jaja… Le digo: “deje de jugar con el correo, es personal y punto”, se llevaron la carta de S, otra tuya, y no se me han dado, díselo a S ¿vale?

Que feliz año nuevo para todos, yo estoy en huelga de hambre, llevo una semana y estoy por coserme la boca, mi medicación no me la dan, me han retirado ropa mía comprada aquí por demandadero y que quieren por cojones que haga un destino y ya se lo he dicho hasta cantando en politono, y se han pasado, no me toman el peso… Les he denunciado pero la médica, Beatriz, una déspota hablando y poniendo medicación a los cuatro niños y los que llevamos tiempo nada. Yo voy a hacer 23 años y la he tomado siempre: traxilium 50, alprazolan y ni los rinotriles que son para los ataques epilépticos. (…) ¡Pero se chinan, cada vez que me ven! Palabra que lo que veo aquí hacía muchísimos años que no lo veía, confidentes, chivatos, conformistas. Mañana les van a dar de comer a las 6 de la tarde y no hablarán, esto es una pasada.

Bueno, espero que os vaya todo lo mejor posible de corazón si tuviese foto os mandaba una y dile a S que le escribí pero no me volvió a escribir, no se si le llegó la carta pero le deseo lo mejor en esta bonita vida. Ya sonreiré, un año me queda, y lucharé cada vez más, nadie me parará el BIC, es el mejor defensa para mi y para todos, el ánimo no me lo van a quitar, me están puteando con partes que los lees y es una burrada, o sea, yo sólo para unos 14 o 16 carceleros y les lesiono, qué pena que no lo puso en el parte, y el Juez de Vigilancia dice cara a cara que lo va a arreglar el tema, u otra cosa promete, dice que lo arreglará, y con todos mis informes tanto psicológicos como psiquiátricos y esperando he estado hasta que me obligan a tomar estas medidas y yo estoy mal físicamente. Y yo familia no tengo. Nunca se han preocupado de mis movidas, ni de verme.

Me queda un año y de verdad que estaré si me necesitarais con vosotros donde estéis y ayudar por tener nuestros derechos y por los malos tratos, por eso no hay ninguna cámara por cualquier pasillo, escaleras, donde te patean sin hacer nada, sólo hablar con propiedad y porque decimos y denunciamos la verdad, ellos se juntan y luego en el juicio no están, que miren el juicio mío el 6 de febrero 2015 y esto pasó 2007-8 (…). Y mi compañero decía que fue quien prendió el chabolo, él, y me acusan ciegamente porque de 4 años…, quedando en coma mi compañero y no estaba la ambulancia, tantos errores consecutivos que quedó en 6 meses. Si fuese como denunciaron les toca condena e indemnización; estaba todo hablado. Una vergüenza… la verdad que estoy quemado, disculpad, pero tantas cosas me han hecho que es inhumano.

Aquí pasan de darme los informes de cada día, del peso, pondrán lo que quieran. Espero coger respuesta y hacerlo público, que vean lo que tengo que hacer por una pastilla que la llevaba tomando casi 23 años, porque les hablo por derecho, y el director les dice “haz esto”, y lo hacen, para todo. Y la comida llevamos tiempo reclamando otra, me la cambian y se llama comida de enfermo, cuando lo dicen los guardias para ponerte en el lado que diga el carcelero: “¡Cómo que enfermo! Comida gástrica o sin sal”. Lo hacen para desprestigiar la autoestima. Bueno espero que te llegue, un abrazo multitudinario y S, feliz año nuevo con cosas que vas a tener para bien, y sonreír a la vida con una sonrisa provocada por la felicidad.

Oscar Rodriguez

Para escribir al compañero:

Óscar Rodríguez González

Centro Penitenciario Puerto I

Ctra. Jerez-Rota, km. 6,4

11500 El Puerto de Santa María (Cádiz)

Para llamar la atención a las autoridades carceleras:

Cárcel de Puerto I: Teléfonos (956 54 92 11;  956 54 91 02;  956 54 92 50); Fax (956 54 90 02)

Juzgado de Vigilancia Penitenciaria nº 4 Puerto de Santa María: Teléfonos (956901345; 956901342); Fax (956203774)

Directorio de la SGIP