¡Carmen Badía Lachos, presa enferma de cáncer, debe ser excarcelada!

Con mucho retraso, se publica en Briega, página web de contrainformación de Cantabria, una carta de Carmen Badía Lachos, desde la cárcel de Zuera. Su enfermedad sigue progresando y en la cárcel no sólo no la cuidan, sino que la tratan mal. ¡Debe ser excarcelada! Por humanidad y por ley. Manifiesta que ha participado en la huelga de hambre colectiva de octubre.

Cárcel de Zuera,22-X-2018

Hola compañeros/as:

Recibí ayer vuestra carta del 26-8-18, bochornoso, pero al menos llegó. En respuesta a lo que comentas que en Cantabria se pueden publicar cosas, deciros que por mi tenéis permiso para contar toda la verdad, lo vergonzoso que es para las personas presas que estamos enfermas con enfermedades como el cáncer, el desarraigo que tenemos y lo mal que nos tratan, hoy mismo a mi como cada día me traen la comida fría. La dan a las 13’10 más o menos pues a mi a las 14 h. ; como estoy encerrada en la celda 28, por no molestarse en subir a abrir la celda, me la dan cuando viene la apoyo de otro módulo, (lo hacen para no subir escaleras, es que se cansan) y la dejan la bandeja en la celda 27, 26 o 23, con otros internos, así que ya puedes imaginar, comida fría y un asco, por eso no como y prefiero comprar en el economato. Dos veces me he encontrado un preservativo en la comida, algún gracioso que me lo pone, y a mí no me hace gracia, es asqueroso y bochornoso que eso pase. Es lo que hay.

Aquí en Zuera la huelga de hambre se ha seguido “CAMUFLADA”. Te explico. Cogían la comida y la bandeja y luego la tiraban a la basura. Lo hacen porque aquí si haces huelga de hambre te sancionan con un parte y no lo cancelas hasta seis meses después, así que tienen miedo y la hacen a escondidas. Yo soy la única que doy la cara total. Para lo que me queda de vida voy a por todas.

Libros tengo, gracias, gracias de corazón, entre los de Lleida y las compas de Zaragoza tengo de todo, no me falta más que la libertad y esa no me la dan ni me la darán de momento y según me dicen cuanto más proteste peor me lo pondrán. Así que ya veis, ellos siempre dando con el mazo, pero de momento espero que la gente en la calle se conciencie del gran negocio que son las cárceles y que para ello meten a las personas aquí, para que nos pudramos y ellos vivir bien. Y luego torturan física y mentalmente a quienes aquí estamos, y se aprovechan de 4 desgraciados que les hacen de chivatos en la cárceles. Degradan a las personas. Todo es una mierda (perdona la expresión) pero es la verdad.

A mi ahora se me putea muchísimo. Depende del funcionario/a. Eso de estar en las redes sociales les fastidia muchísimo, así que a mi, repito, me da igual, podéis dar mi nombre a quien queráis y poner lo que os digo donde queráis, tenéis mi permiso.

Se murió un interno terminal. Este octubre. Y otra a los dos días en la calle después de salir con la total. Sus nombres los tiene CAMPA de Zaragoza y de Lleida. A mi se me olvidan bastante las cosas, y escribo fatal por el dolor de brazo.

En “la Directa” salio un articulo de Vicent Almela muy bueno, si podéis, leedlo, yo no puedo mandároslo porque solo tengo una copia, parece ser que este periodista no tiene pelos en la lengua y dice verdades como templos.

Dar mi apoyo a Rosa Giménez madre de Chamorro que lucha por quienes estamos encerrados con enfermedades graves y terminales, dadle las gracias en mi nombre, si tuviera su dirección la escribiría, pero no la tengo.

Gracias por acordaros de mi, por vuestro apoyo, un fuerte abrazo solidario.

Carmen Badía Lachos

Para escribirle:

Carmen Badía Lachos

Centro Penitenciario de Zuera (enfermería)

Autovía A-23  Km. 328

50800 Zuera (Zaragoza)